2 nov. 2013


El cuento que siempre funciona

Adaptación moderna del clásico cuento de La bella y la bestia que, en esta ocasión, va dirigido al público adolescente poco exigente y acostumbrado a la cara bonita de dos jovenzuelos.
,

Cuenta con un ritmo dinámico, el argumento peca de simple, algo que se nota en el desarrollo de situaciones y personajes, sobre todo se aprecia en la justificación que encuentran los responsables, para que la chica guapa esté dispuesta a pasar sus días encerrada bajo la protección del monstruo, algo que resulta forzado, como metido con calzador.

En el aspecto interpretativo no hay mucho que destacar: adolescentes que se limitan a ofrecer su cara bonita para un cuento bonito e idílico que la gran mayoría del mundo conoce. Los personajes secundarios llegan a despertar más interés por su historia y aportaciones que la relación de los protagonistas.

Destaca el estilo visual de la transformación física que sufre el actor protagonista, gracias a un original maquillaje, que se aleja de pelos y melenas para presentar a la bestia de una forma más humana. Cuenta con una banda sonora dulce y melódica, a la altura del relato de un amor que va más allá de la apariencia física y que sigue funcionando gracias a la solidez de su base.

El corazón de la bestia es el cuento de siempre, el que todo el mundo conoce pero a pesar de no ser nada nuevo, consigue funcionar gracias al relato entrañable que ofrece un mensaje inspirador para una sociedad esclava de la imagen y de las apariencias.



0 comentarios :

Publicar un comentario