1 nov. 2013

Quills (2000)


Por la libertad de expresión

Notable y exquisita recreación de los últimos días del Marqués de Sade, en un asilo para gente problemática desde donde encontraba la forma de encontrar la libertad a través de sus relatos sarcásticos y polémicos, por la tendencia temática de lujuria y desenfreno con los que entusiasmaba al pueblo y por los que también era perseguido.



Todo un alegato por la libertad de expresión, que queda reflejado en este inspirado relato, sólido y serio, que recoge momentos de puro cine gracias, en parte, a la notable aportación de todo su reparto, donde sin duda destacan dos grandes figuras como Michael Caine (La mano, Batman Begins, Sangre y vino, El caballero oscuro, El caballero oscuro: La leyenda renace, El molino negro, Viaje al centro de la tierra 2, ¿Hay alguien ahí?) y el magnífico, Geoffrey Rush (Munich, Shakespeare in Love, La mejor oferta, El discurso del rey, La ladrona de libros, Piratas del Caribe, El sastre de panamá, House on Haunted Hill, El camino del guerrero, Shine. El resplandor de un genio), que se adentra en un personaje apasionante, lleno de matices que le permite pasearse por los sentimientos del amor y la pasión, pasando por un enrevesado camino que separa la cordura de la locura, simplemente magnifico. Merece la pena destacar la presencia y entrega de Kate Winslet (¡Olvídate de mi!, Titanic, Iris, La vida de David Gale, Criaturas celestiales, Una vida en tres días, El lector, Descubriendo nunca jamás), en un papel secundario con el que logra conquistar al espectador.



Consigue plasmar la pericia y el ingenio del autor de los relatos polémicos, con la presencia de un personaje central avispado, sarcástico y muy cuerdo, capaz de burlar la opresión y censura, apoyándose en la picaresca y la ironía, sin duda, las armas más fuertes para defender su obra.



Con un aspecto y tratamiento clásico, junto con una notable ambientación, el director se rodea de un reparto excepcional para construir una historia llena de aspectos interesantes alrededor de un personaje histórico polémico, que luchó con todos los medios que estaban en su mano para dejar fluir sus ideas y relatos en todo un alegato por la libertad de expresión.








2 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con tu publicación , és una película maravillosa y lo has plasmado muy bien en tú crítica, Geoffrey está inmenso y logra que el espectador lo ame y lo odie a partes iguales.

    ResponderEliminar