24 nov. 2013


Mata verla

Thriller erótico que se comporta como la relación pasional que presenta, tiene un comienzo explosivo, donde sus protagonistas con una intensa mirada y apenas dos palabras, desatan una pasión incontrolada llena de intensidad, entusiasmo y entrega, para posteriormente dar paso a la etapa estable de la relación, donde se conocen más allá de lo carnal y comienza a estancarse en la monotonía, al igual que la película que presenta un bache de ritmo en el que todo parece previsible.


Lo que mantiene el interés inicialmente, son los encuentros sexuales que mantienen los protagonistas, donde Heather Graham luce su anatomía en todo su esplendor con una naturalidad digna de mención. 
Estos encuentros sexuales son el relleno de una trama de suspense que nace alrededor de las sospechas que surgen alrededor de uno de los protagonistas.

El desarrollo de la trama de suspense va creciendo paulatinamente, apoyándose en ligeros indicios de sospecha, que quedan presentados con ligeras pinceladas, haciendo que el interés de la película recaiga en el misterio.


Cuenta con una acertada banda sonora melódica, que logra encontrar el equilibrio entre la pasión, la dulzura y el misterio por donde se pasea el argumento. El director Cheri Kaige, no logra desarrollar adecuadamente las posibilidades que ofrece el guión de generar suspense y tensión, cayendo en un tratamiento aparatoso, lineal y previsible, que deriva en una resolución fácil y tramposa.

0 comentarios :

Publicar un comentario