19 nov. 2013

The Thirteenth Chair (1929)


Todo un precursor

Tod Browning, vuelve a dar muestras de su calidad y capacidad de adelantarse a su tiempo con este notable e interesante trabajo en el que reúne a trece personas para hacer una sesión de espiritismo, para descubrir al responsable de un asesinato, algo que se convertirá en todo un entramado de intereses y mentiras.
Sienta las bases del cine de misterio y suspense, ofreciendo un argumento que posteriormente seria emulado en diversas ocasiones, en el que un grupo de personas se reúnen en una sala donde una de ellas es asesinada. Sin duda nos encontramos ante un precursor del cine moderno, Tod Browning.

Todo transcurre en un recinto único y tiene una estructura propia del teatro, logrando ofrecer un peculiar entretenimiento donde humor, suspense y, por momentos, terror, se dan cita. Un trabajo difícil de encontrar y que muchas generaciones futuras no conocen, pero que sentó y ha servido de referencia para futuros directores.
En el reparto podemos encontrar intérpretes que hacen lo que pueden, ofreciendo un trabajo apropiado para la época, pero que no llega a ser memorable. Entre los integrantes del reparto merece la pena destacar la presencia de un joven y, por aquel entonces, poco conocido, Bela Lugosi, con el que el director, posteriormente, volvería a trabajar en la famosa versión de Drácula.

Juega con el misterio y el suspense acompañado de situaciones cómicas, ofreciendo un producto interesante donde se dan cita el crimen y el espiritismo, una idea muy original para su tiempo y muy imitada posteriormente.



0 comentarios :

Publicar un comentario