5 nov. 2013


Perdonable

Spaghetti Western de segunda categoría que intenta emular el éxito cosechado por El bueno, el feo y el malo, apoyándose en un trío protagonista donde aparecen rostros conocidos de este tipo de producciones como: Bud Spencer (Le llamaban Trinidad, Un ejército de cinco hombres) y Terence Hill (Le llamaban Trinidad, Mi nombre es ninguno, El clan de los ahorcados), que consiguen captar la simpatía del espectador gracias a la química palpable entre ambos y al carisma que transmiten.

Lo mejor de la trama es la forma en que se van presentando, individualmente, a los protagonistas para, posteriormente, generar una colisión de personalidades de la que salen chispas y toda una serie de intereses y traiciones que hacen que el ritmo avance con la compañía del interés del espectador. A pesar de estos puntos fuertes, el global de la trama no alcanza el nivel ni la categoría de la trilogía del dólar de Sergio Leone (El bueno, el feo y el malo, Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio), pero consigue ofrecer un entretenimiento satisfactorio para los amantes del cine del oeste.

Una producción italiana que reúne todo lo bueno y lo malo de este tipo de producciones. Un entretenimiento ligero, apoyado en una calidad técnica e interpretativa pobre e irregular, con la que se pasa un rato pasajero sin grandes complicaciones. Se le puede perdonar la falta de pretensiones, gracias a que sus propios responsables no se la toman en serio. Para pasar el rato y poco más.








1 comentario :

  1. Lo defines perfectamente, carisma y cariño es lo que desprendían en sus cintas Bud Spencer y Terence Hill... Dos cracks de las películas del sábado por la tarde. ¡Lo que me había reído yo con ellos!

    Hemos visto
    http://hemosvisto.blogspot.com

    ResponderEliminar