2 dic. 2013

Sopa de perro fría (1990)


No digerible

La sopa de perro fría no hay por donde cogerla, ni fría ni caliente y el ingrediente estrella, el perro, habitual reclamo para el cine familiar, dura bien poco y no tiene el sabor suficiente para hacer de este plato algo memorable o por lo menos entrañable.

Comedia insulsa e insostenible, en la que se encadenan una tras otra diversas situaciones surrealistas y sin sentido, que no logran resultar divertidas, ni hilarantes, haciendo que la corta duración de la película al completo, resulte larga y tediosa, no digerible.

0 comentarios :

Publicar un comentario