20 dic. 2013


Los gusanos ya no se arrastran

Segunda entrega de los famosos gusanos subterráneos que fueron todo un boom de los videoclubes de los años 90, con una nueva historia que mezcla terror y humor con relativo acierto.


Vuelven los gusanos subterráneos, en una continuación que sigue el esquema argumental de la primera parte, Temblores, contando con parte del reparto de la original y con algunas novedades evolutivas.


El argumento nos sitúa años atrás de los sucesos ocurridos en la primera parte, dando paso a la inevitable continuación de los hechos, con una relativa evolución de todo lo visto anteriormente.


Los responsables de la película y del argumento, intentan ofrecer nuevos puntos de interés con los que sorprender al espectador, dando paso a una arriesgada evolución en la forma de los gusanos. El desarrollo evolutivo de los gusanos, se agradece a la hora de ofrecer algo nuevo al producto final, pero no convence por completo.


El argumento y tratamiento de los personajes es sencillo y previsible, pero si la película tiene un punto positivo, es que no se toma en serio a si misma y sabe darle un toque desenfadado y auto paródico.


Los efectos especiales no son de gran calidad y no resultan efectivos en las secuencias que se desarrollan durante el día, haciendo poco creíbles a las nuevas especies. A pesar de todo, contiene ese toque del cine de los 80 que despierta cierta simpatía en el espectador. Una saga clásica de cualquier videoclub de la época, con la que much@s han disfrutado.


En resumidas cuentas esta segunda entrega de Temblores, cumple con los tópicos de las continuaciones, intentando ofrecer más de lo mismo a sus seguidores, con algún que otro punto novedoso, pero sin mejorar lo visto en la primera entrega.




0 comentarios :

Publicar un comentario