7 ene. 2014



Lecciones para sobrevivir en el oeste


Uno de los directores habituales del Spaghetti Western, Tonino Valerii (Mi nombre es ninguno, La muerte de un presidente, Una razón para vivir y una para morir, Cazador de recompensas), se apoya en la presencia y participación de dos grandes habituales del género, presentando una historia sencilla y eficaz donde un joven vagabundo aprende de un experto pistolero a manejar con destreza el revólver.


El director italiano, toma las riendas de los tiempos y galopa con buen ritmo por un camino plagado de dificultades y plasma, con sencillez, el cambio radical que experimenta el personaje principal a medida que se desarrolla la trama. Una serie de lecciones para seguir con vida en el polvoriento y sucio oeste, donde un hombre debe cuidarse de todos, incluso de su mejor amigo.


El argumento firmado por el propio director, capta la atención del espectador desde un primer momento, desarrollando una historia de amistad, valor, camaradería, honor y pura destreza con el revólver que encuentra solución en un apasionante duelo interpretativo.


La relación de amistad y camaradería que surge entre los dos protagonistas, se hace patente a medida que van compartiendo vivencias, hasta el momento en el que la traición y las malas artes hagan que deban enfrentarse en un duelo fatídico.


En el reparto, destaca la presencia de Lee Van Cleef (Gran duelo al amanecer,  De hombre a hombre, El desafío de los siete magníficos, El bueno, el feo y el malo, El halcón y la presa, La muerte tenía un precio, El hombre que mató a Liberty Valance), figura y símbolo del Spaghetti Western, secundando por otro grande del género, Giuliano Gemma (Y por techo un cielo de estrellas, Los largos días de la venganza, Tenebre, Corleone, El blanco, el amarillo y el negro;, Los largos días de la venganza, La muerte de un presidente, No soy un asesino, Corbari), logrando ofrecer, juntos, las dos caras de la misma moneda, la ley y el crimen, en dos papeles que les permiten lucirse y engrandecer su filmografía.


La película cuenta con una banda sonora que posee un ritmo dinámico y pegadizo, compuesta por el maestro, Ortolani. Todo un sello de garantía y calidad,  otorgando personalidad y fuerza a todo el relato.


Tonino Valerii, ofrece un enfrentamiento lleno de garra y destreza, donde el manejo con el revólver y lo aprendido serán armas infalibles. Apasionante relato de amistad, aprendizaje, traición y venganza, que presenta las lecciones para sobrevivir a un mundo violento y cruel. En resumidas cuentas, El día de la ira queda como un poco conocido, pero notable, Spaghetti western, que recoge el espíritu y las leyes básicas para sobrevivir en el oeste y en la vida del día a día. Todo un acierto que merece la pena ser visto.




2 comentarios :

  1. Fenomenal, uno de mis Spaghettis preferidos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y por tu comentario. Vuelve cuando lo desees.

      Eliminar