23 ene. 2014


Puerta abierta al dolor


Poco conocido spaghetti western, que reúne las habituales tendencias de este tipo de producciones, polvo, balas, sangre y venganza.

El argumento presenta a un hombre encarcelado que ha perdido la memoria, en un incendio se escapa con unos convictos y comenzarán un viaje, en el que el protagonista intentará conocer su identidad.
Logra despertar el interés y lo mantiene a base de las aventuras y fechorías de los convictos en el camino hacia la verdad que esconde su amigo.


Peca de apoyarse en un guión excesivamente sencillo, donde los personajes son simples y a penas quedan desarrollados, pero es lo de menos en este tipo de películas.  Lo que importa son las secuencias de duelos y disparos, bajo el implacable sol del oeste.

Los amigos del protagonista están llenos de carisma y cada uno aportara su granito de arena para ayudar. 
La película va avanzando progresivamente hacia un clímax que promete sangre y tiroteos, cumpliendo con las expectativas.

En su desenlace, se desmantelan todas las mentiras y se solucionan los problemas en un enfrentamiento apasionante, en el que todos lucharan con ahínco, abriendo la puerta del dolor.

2 comentarios :

  1. Nunca he sido capaz de verla entera, me quedaba dormido, le daré otra oportunidad :)

    ResponderEliminar