16 mar. 2014

The Host (La huésped) (2013)


Sin alma de creador


El habitualmente interesante director, Andrew Nicoll  (Gattaca, Simone, In time, El señor de la guerra, Good Kill), se apoya en la novela de la creadora de Crepúsculo, para dar forma a una historia de ciencia ficción interesante sobre el papel, pero que en su desarrollo deja la sensación de ser correcta, pero insuficiente al mismo tiempo. Esto se debe al amplio abanico de posibilidades que ofrece la idea inicial y el poco provecho que se saca de la misma.



Nicoll, mantiene un pulso narrativo eficaz, a pesar del abuso de secuencias idílicas acompañadas por la tradicional banda sonora de rigor, la cual es suave y elegante, pero excesivamente idílica, como el propio tratamiento de la historia, que resulta edulcorado.
En el apartado interpretativo únicamente destaca la fuerza que imprime a su personaje William Hurt (El ojo mentiroso, Gorky park, Inteligencia artificial, Una historia de violencia), las jóvenes promesas del reparto, se quedan en eso, en promesas. El desarrollo de la trama pierde eficacia en la lucha inicial que se da entre la huésped y dueña del cuerpo, con pensamientos interiores un tanto ridículos y pobres.



El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones. En este aspecto, es inevitable mencionar y recordar con mucho dolor, títulos como: Crepúsculo, El corazón de la bestia, Hermosas criaturas, Memorias de un zombie adolescente, La marca del lobo, La bella y la bestia, Enterrando a la ex y Love Story, entre otras.
Cuenta con una cuidada fotografía, buenos paisajes y una banda sonora que encaja bien en las secuencias empleadas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato vacío e intrascendente. Un trabajo decepcionante e impersonal de su director que suele ofrecer críticas de interés.



Sin ser una gran obra, cumple su propósito y consigue entretener y digamos que Nicoll mantiene su línea de trabajo en cuanto a relatos de ciencia ficción se refiere. Una producción ejecutada de una forma eficaz y correcta, pero deja la impresión de que los productores se han apoderado de su atrevimiento a la hora de ofrecer algo diferente, haciendo que sea únicamente un producto comercial sin alma de creador.





0 comentarios :

Publicar un comentario