16 abr. 2014

El camino del guerrero (2010)


Mezcolanza para el entretenimiento

Es complicado catalogar en un único género El camino del guerrero, es una mezcolanza de géneros, donde se aprecian tendencias e influencias del Spaghetti western y del cine de samuráis. 

Los responsables de la película, meten en la batidora todo lo que les gusta, cine del oeste, samuráis, humor, venganza y todo ello con un cuidado especial, en la imagen y estética visual. 

El argumento es sencillo, toca muchos tópicos y presenta a un guerrero entrenado para matar, que se ve superado por la dulzura de su ultima victima, una pequeña niña, a la cual decide proteger, escapando sin rumbo, al ser consciente que a partir de ese momento, su vida también esta en peligro.


Atípica mezcla de géneros producida entre Corea y Nueva Zelanda, en la que se aprecian influencias del cine moderno, en un relato surrealista, lleno de un extraño encanto.

Cuenta con un estilo visual muy cuidado y con unos más que correctos efectos especiales. Se aprecian claras influencias de películas del cine reciente como Matrix, con movimientos a cámara lenta en las secuencias de acción y también de la película 300, por su aspecto visual. 

La película no engaña a nadie y ofrece lo que promete, espectáculo y puro entretenimiento, alejado de un complicado argumento. 

Desarrolla de una forma dinámica el relato del guerrero y presenta a los nuevos compañeros de éste, con celeridad. Los personajes de los que se rodea el guerrero, tienen carisma y un encanto especial. Un extraño mundo de locos perdidos de la vida, que ha terminado en un circo.


En el argumento hay espacio, para las tradicionales venganzas del Spaghetti western y los códigos de honor y lealtad del cine de samuráis. La mezcla es extraña y forzada, pero curiosamente funciona bien. 

Las secuencias de combate están bien coreografiadas y el tratamiento de la imagen, les otorga un toque lleno de plasticidad y elegancia. 

Cuenta con una buena banda sonora, que como hace la propia película, funde los estilos del spaghetti western y del cine oriental, de una forma acertada.



En el reparto destaca la presencia de intérpretes habituales del cine oriental y de actores de renombre, como el ganador del Oscar, Geoffrey Rush, en un papel rocambolesco, al que sabe darle su toque de humor. 

Cine de entretenimiento sin complejos, que presenta una extraña mezcla de géneros, que logra cumplir con su cometido, hacer pasar un rato agradable y alejado de la realidad. 

0 comentarios :

Publicar un comentario