10 abr. 2014

LOL (2012)


Poco tiene de Lol

Simple comedieta barata por y para adolescentes poco exigentes, que viven a cuenta de lo material y superficial, dejándose llevar por caras bonitas y cuerpos esculturales, pero vacíos de ideas originales.

En una ocasión tuve que preguntar a alguien en un chat qué significado tenía la palabra LOL que tanto se empleaba. Me explicaron que es algo divertido o gracioso. Pues bien este remake de la producción francesa Lol, es lo más alejado que se puede encontrar de algo divertido, ocurrente y entretenido.


Se limita a presentar las inquietudes juveniles de una muchacha que busca su lugar en el mundo y que únicamente tiene relaciones superficiales, como ocurre con todo lo que sucede en la película.

Una catarata de superficialidad donde se muestran las nuevas formas de relacionarse del mundo, a través de chats, móviles, redes sociales y demás tecnologías, pero que se alejan mucho de algo real.

Los protagonistas del reparto son jóvenes adolescentes con caras bonitas y cuerpos diez, que únicamente se limitan a lucir palmito y poner caras de modelos.


La historia va de aquí para allá, sin rumbo fijo y no lleva a ninguna parte, todo lo que ocurre entre los personajes, sus relaciones superficiales y problemas, no emocionan, ni conmueven, ni descubren nada para el espectador, todo resulta indiferente.

Lo que más sorprende de toda la película es el aspecto visual que luce Demi Moore, que, con el paso de los años y de numerosas intervenciones de cirugía estética, tiene una apariencia envidiable. Encarna a la madre de la protagonista y su aspecto físico parece más propio del de una compañera de curso repetidora.

Sirve como pasatiempos de esas películas que puedes ver de fondo mientras estas haciendo cualquier otra cosa de interés, echar un vistazo cada quince minutos y aunque pierdas algún detalle, va a dar igual, puesto que no cuenta nada nuevo.

Muy floja, superficial y banal, producción americana que revisa la versión francesa de Lol, con estrellas americanas, para intentar repetir el éxito de una producción sobrevalorada y que dentro de poco tiempo, nadie se acordará. De hecho, ahora mismo, ya no sé ni de qué estaba hablando…

0 comentarios :

Publicar un comentario