13 may. 2014

Battle Royale (2000)


Solo puede quedar uno 

Película que va directa al grano, colocando a unos revoltosos estudiantes en una isla de donde solo podrá sobrevivir uno. 

Atrevida, contundente y de una violencia explicita aplastante, logra ser lo que se espera de ella. En su planteamiento, logra apostar fuerte por la violencia explicita, sin tapujos y olvidándose de lo políticamente correcto. 

Logra generar un impacto fuerte en el espectador, por su frialdad y crudeza, pero dicho efecto se ve atenuado con el paso del tiempo y el desarrollo de la historia, que resulta monótono y denso. 

El desarrollo de los personajes es simple y sus motivaciones demasiado evidentes, sobrevivir y salir adelante en un infierno plagado de muerte. 

El guión presenta cada asesinato o enfrentamiento, apoyándose en las relaciones vividas en el pasado por los estudiantes, pero son demasiados para ir presentando sus respectivos enfrentamientos, prolongando en exceso muchas situaciones.


Mención especial merece la secuencia de cómo un grupo de súper amigas comienza a desconfiar una de otras, con fatales consecuencias, llena de ironía. 

Lo que inicialmente funciona y engancha, progresivamente y según avanza la trama cae en lo reiterativo y pesado, donde llega un momento en lo que no importa lo que les pueda ocurrir a los personajes. 

Todo sigue un esquema demasiado fijado, donde no hay espacio para verdaderas sorpresas. Lo mejor es cuando la película se olvida de dar sentido y motivación a cada crimen y va directa a la violencia explicita, algo que por ejemplo no se atrevieron a hacer en Los juegos del hambre.


Presenta situaciones excesivamente inverosímiles y por ejemplo, sorprende la capacidad de algunos personajes para pasearse por la isla a sus anchas e incluso llegar a conspirar contra la organización.

Las interpretaciones del conjunto del reparto son bastante flojas, por no catalogarlas como ridículas, donde únicamente destaca la presencia de Takeshi Kitano, en un papel inquietante, al que le cuesta morir en exceso. En una secuencia que sin duda, lleva el sello del actor y director.


Floja en su conjunto, aunque su atrevimiento y contundencia, son plausibles, pero le falta algo para conseguir entretener por completo.

0 comentarios :

Publicar un comentario