25 jul. 2014

Fundido a negro (2006)


Fundido a nada

Insostenible e irregular relato de suspense que sitúa a la figura del famoso actor y director, Orson Welles, en el seguimiento de un crimen. Argumento endeble e insulso, plagado de licencias gratuitas para ubicar a Orson Welles en la trama de un crimen carente de gancho.

Toda la película, en su conjunto, resulta inverosímil y carente de atractivo. Ni el asesinato de uno de los personajes, ni posterior investigación acompañada de revueltas sociales, logra despertar en algún momento la atención del espectador.


Tiene una imagen y ambientación poco cuidada, la selección del reparto de actores deja mucho que desear, empezando por la elección del intérprete que encarna a Orson Welles que en ningún momento da la talla. El resto del reparto tampoco llega a mejorar la situación, tenemos a Christopher Walken paseándose sin pena ni gloria por el relato. Un venido a menos Diego Luna, destinado a ser esclavo de papeles secundarios con toques latinos y una Paz Vega, que se pasa gran parte de la duración de la película poniendo morritos y caras misteriosas.

El argumento mezcla situaciones ocurridas en la realidad con el proceso de la investigación criminal, convirtiendo a Orson Welles en una especie de Sherlock Holmes, algo que llega a resultar insultante para el espectador e incluso para la figura de Orson.


Los responsables de la película intentan tocar muchos aspectos verídicos y realizan un batido plagado de ideas vacías y carentes de lógica perdiéndose en un sinfín de irregularidades.

El cine no tiene por qué ser totalmente fiel a los hechos históricos, pero el problema de Fundido a Negro es que no convence y a pesar de tomarse diversas licencias, no logra despertar el interés por lo que cuenta en ningún momento, llegando a aburrir.

El esquema argumental mezcla de una forma muy torpe la trama de la intriga criminal con los sucesos históricos, introduciendo un romance insulso y forzado, carente de interés. No convence ni como relato de suspense, ni como retrato de los movimientos políticos y sociales que vivió un país, ni como película.


Lo mejor que se puede hacer después de ver Fundido a Negro es enviarla al más lejano y remoto rincón de la mente para sepultarla bajo un manto negro y olvidar.

0 comentarios :

Publicar un comentario