16 ago. 2014

Jack el caza gigantes (2013)


Destroza gigantes

Decepción es la primera palabra que me viene a la cabeza tras ver Jack El Caza Gigantes. Decepciona comprobar como los creadores de un relato soólido, original y sorprendente como Sospechosos habituales, Bryan Singer y el guionista Christopher McQuarrie se hayan sumado al carro de las recientes producciones, empeñadas en actualizar diversos relatos infantiles a base de grandes efectos especiales y con el empleo de las tres dimensiones como reclamo, cayendo en la elaboración de productos comerciales carentes de espíritu y originalidad.

Es un producto que sale del mismo horno que Blancanieves y La Leyenda del Cazador, Oz un Mundo de Fantasía y Hansel y Gretel Cazadores de Brujas, producciones con supuestos grandes efectos especiales que se apoyan en cuentos infantiles tradicionales para hacer caja y destrozarlos.


La película adapta de una forma libre el relato de Jack y las Habichuelas Mágicas, presentando ideas argumentales ya vistas con anterioridad en diversos relatos de espada y brujería. Los efectos especiales y el empleo de las tres dimensiones se convierten para la película en un arma de doble filo, ya que sirve para atraer al público a las salas de cine y ser uno de los pocos atractivos de una película carente de originalidad.

Todo resulta previsible y lo que se supone su gran baza, los efectos especiales, no llegan a ser convincentes incluso, en muchos momentos, son decepcionantes. Bryan Singer no demuestra destreza en el empleo de los efectos especiales, abusando del empleo de los mismos. No consigue crear un equilibrio entre los efectos digitales y el decorado, dejando en evidencia cuando se han empleado los efectos digitales.

El relato se sigue con facilidad, logra entretener empleando el esquema clásico de cine de aventuras, apoyado en los efectos digitales actuales que antaño se realizaban a base de efectos más artesanales.


Los intérpretes parecen no creer en lo que están haciendo y resultan menos convincentes que los gigantes generados por ordenador, lo cual ya dice mucho en su contra, ni siquiera Ewan McGregor salva la situación.

Empieza a ser preocupante la falta de originalidad de las recientes producciones de Hollywood y Jack El Caza Gigantes, no es una excepción, convirtiéndose en una prueba evidente del problema que existe. Es una pena que se pierda el talento de muchos directores e interpretes en relatos vacíos e irrelevantes que hacen perder el tiempo y el dinero del espectador. Jack El Caza Gigantes atrapa y destroza artísticamente a sus responsables.

0 comentarios :

Publicar un comentario