28 sept. 2014


El hombre de paja

La avalancha de películas relacionadas con superhéroes y los beneficios económicos que reporta a las productoras ha hecho que se realicen remakes y nuevas visitas a los personajes clásicos, con mayor o menor éxito, recordemos los casos de SpiderMan, Hulk y el propio Superman. Todas ellas, han sido objeto de remake y reboot, The Amazing Spider-Man, El increíble Hulk y Superman returns. La versión llevada a cabo por el director, Bryan Synger, (Sospechosos habituales, Verano de corrupción, X-Men, Valkiria, X-Men 2, Superman returns, Jack, el cazagigantes, X-Men: Días del futuro pasado, X-Men: Apocalipsis) en Superman returns, dejó mucho que desear a pesar de contar con un intérprete cuyos rasgos encajaban con el aspecto físico del superman, pero que no cumplió en el apartado interpretativo, muy lejos de la versión ofrecida por Christopher Reeve (El pueblo de los malditos).
El rotundo éxito de crítica y público conseguido por la nueva visita centrada en el héroe oscuro de Gotham, Batman Begins, dirigida por Christopher Nolan  (Interstellar, El caballero oscuro: La leyenda renace, Origen, El caballero oscuro, El truco final, Insomnio, Memento), ha hecho que las productoras vean con buenos ojos, intentar explotar de nuevo la figura del hombre de acero, Superman.
 Sobre el papel, esta nueva versión de Superman, tiene cierto atractivo, ya que los responsables de llevarla a cabo son el director de la exitosa 300, Zack Snyder (Sucker punch, La Liga de la Justicia, Batman Vs. Superman: El amanecer de laJusticia, Amanecer de los muertos, 300, Watchmen) y los creadores de la franquicia de lo que llamaremos: El caballero oscuro.
La película cuenta con los alicientes necesarios para resultar prometedora y toda una invitación al cine de espectáculo, con un reparto plagado de intérpretes de renombre y unos prometedores efectos especiales de última generación, pero lo cierto es que no llega a cumplir con las expectativas depositadas en ella. Los guionistas optan por presentar un drama forzado explotando la eterna idea de la responsabilidad que debe afrontar un superhéroe, utilizando para ello la figura de sus padres adoptivos.
La historia de Superman es tan conocida por el público, que los responsables dedican demasiado tiempo y dinero para presentar lo ocurrido en Krypton, para, posteriormente, ofrecer un esquema inconexo de las situaciones vividas en el pasado y los hechos del presente, que presentan conexión con lo presentado en Superman II.
Henry Cavill (La fría luz del día, Si la cosa funciona) encarna al personaje de Superman, con un notorio aumento de musculatura para el papel y un parecido facial convincente, logrando aportar cierta calidad interpretativa. Le secunda una bella, Amy Adams (La gran estafa Americana, Golpe de efecto, Big eyes), en el papel de Lois Lane, cumpliendo con lo que se espera de ella y evitando convertirse en un mero florero al que el superhéroe de turno debe salvar.
 Los personajes interpretados por Kevin Costner (Bailando con lobos, J.F.K: Caso abierto) y Diane Lane (Chaplin, Asesinato en la Casa Blanca), como los padres adoptivos de Superman, sirven como reclamo comercial y para otorgar mayor empaque al conjunto de la película, pero no resultan convincentes en sus papeles. Russell Crowe (Gladiator, American Gangster, El hombre de los puños de hierro, El tren de las 3:10, La sombra del poder, Los próximos tres días, L.A. Confidential), toma el testigo de Marlon Brando (La ley del silencio, El padrino, El novato, Don Juan DeMarco), como padre biológico de Superman, llegando a resultar molesto y, por momentos, dan ganas que desaparezca de la trama lo antes posible.
La película desaprovecha la calidad interpretativa de los integrantes del reparto y los entierra bajo los cimientos de todo un despliegue de efectos especiales en un final deslumbrante, apoteósico y agotador con los eternos combates entre Superman y sus enemigos. Los enfrentamientos que ofrece son de grandes dimensiones y se antoja compleja la supervivencia de algunos personajes humanos, sorprendiendo la capacidad de Lois Lane para llegar a todas partes sin volar independientemente de la distancia que exista entre su posición y la de Superman. Cuenta con una cuidada fotografía, buenos efectos especiales y una banda sonora que encaja bien en las secuencias empleadas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato vacío e intrascendente.
La espectacularidad y grandilocuencia de la que hace gala la película es indiscutible, con unos notables efectos especiales, pero los cimientos de su argumento son endebles y se desmoronan como el aleteo de una mariposa. El hombre de acero se convierte, de esta manera, en El hombre de paja.




0 comentarios :

Publicar un comentario