4 sept. 2014

Riddick (2013)


Vuelta a los orígenes

Todo comenzó con el éxito inesperado de una pequeña producción de ciencia-ficción, Pitch Black, que ofrecía acción y terror a partes iguales. Una película inundada por la oscuridad y de la que emergió una nueva estrella que se haría con el trono del poder en la irremediable secuela, Las Crónicas de Riddick. El peso de todo un reino no le sentó bien al protagonista, ni a la franquicia, que no obtuvo los ingresos esperados en taquilla, razón que ha llevado a los responsables de la saga a volver a los orígenes, con este Riddick.

Esta tercera parte de las aventuras del guerrero espacial que puede ver en la oscuridad, no deja de ser un retorno a los orígenes de lo que funcionó en la primera parte de la franquicia, con extrañas criaturas espaciales sembrando el terror en la oscuridad. Los responsables de la película destronan a Riddick y lo abandonan a su suerte en un remoto planeta plagado de peligros.


Presenta tres actos bien diferenciados. Dedica demasiado tiempo a explicar la nueva situación del protagonista y en describir todo el proceso de supervivencia al que se enfrenta, tardando en presentar la situación vivida en la primera parte, la de un grupo de personas asediadas por unas extrañas criaturas que surgen de la más profunda oscuridad.

El periodo de supervivencia vivido por parte de Riddick en el planeta, malherido y rodeado de seres peligrosos, se hace tedioso. Lo único que mantiene el interés y la atención del espectador son las diferentes criaturas de la fauna del planeta, creadas a base de unos modestos y convincentes efectos especiales. En el momento en el que la película se vuelca con lo que se espera de ella, es cuando mejor funciona. Esto sucede cuando repite la fórmula del éxito de Pitch Black, ubicando a un grupo de personas bajo una densa tormenta de oscuridad que trae consigo el peligro de unas terroríficas criaturas. A partir de ese momento, se sucede la acción, el misterio y los momentos de tensión de donde, de nuevo, sale vencedor Riddick.


La fórmula se repite, no ofrece sorpresas y vuelve a funcionar, pero tarda demasiado en aparecer y deja una pregunta en el aire: ¿Cuántas veces más va a funcionar lo mismo?

0 comentarios :

Publicar un comentario