5 nov. 2014

Three... Extremes (2004)


Menú de terror japones

Three extremes reúne a los directores del cine oriental con más repercusión en los últimos años para crear una película de episodios donde cada uno aporta su toque personal. El hecho de que participen en la película tres reputados directores orientales, no deja de ser un reclamo comercial y una forma de expandir el cine oriental más allá de sus fronteras, dando muestras de sus valores artísticos.

La película reúne tres relatos independientes entre sí pero con una temática próxima, todo un paseo por los horrores de la perversión del ser humano. Cada relato merece su propio análisis.


La primera de las historias, Dumplings, del director de Hong Kong Fruit Chan, nos narra cómo la obsesión de las mujeres por la estética puede llevarlas a hacer cualquier cosa con tal de no envejecer. Presenta un tratamiento sobrio y elegante, donde se sugiere más de lo que se muestra, ofreciendo un relato inquietante y perturbador para la imaginación del espectador.

La segunda, Cut, del director coreano Park Chan-Wook (Old Boy) es una aterradora historia de envidias y venganzas que sitúa al protagonista ante un dilema que hará que su vida cambie para siempre, independientemente de la decisión que tome. Park sigue haciendo de las suyas en un relato perverso, tenso y enfermizo, donde deja muestras de su capacidad a la hora de crear ambientes incómodos y opresivos, potenciando progresivamente la tensión a la que se ve sometido su protagonista. El director vuelve a embarcarse en un relato de violencia, muy próximo al gore, dejando su sello de identidad con pequeñas licencias alejadas del género, introduciendo un humor negro muy ácido.


En la tercera y última historia, Box, el director de culto japonés Takashi Miike (Llamada Perdida) nos cuenta en su episodio cómo una joven novelista vive atormentada en el presente por un hecho que ocurrió en su pasado. En este último episodio, Miike, ofrece un relato alejado de sus trabajos habituales, en el que se confunden sueños y realidad, tocando temas escabrosos como el incesto y la pedofilia.

Three Extremes se convierte en un menú degustación oriental, donde el plato que sirve el coreano, Park Chan-Wook, es el que peor lo hace pasar al espectador y mejor cumple con su cometido, convirtiéndose en el plato estrella del menú.

0 comentarios :

Publicar un comentario