20 dic. 2014

Sympathy For Mr. Vengeance (2002)


No es para tanto

Con Sympathy for Mr. Vengeance, Park Chan-wook daba comienzo a la que, posteriormente, fue la famosa trilogía de venganzas del cine oriental, compuesta por Sympathy for Mr. Vengeance, su famosa y más conocida Old Boy, y cerrando el ciclo de venganzas con Sympathy For Lady Vengeance.

La película presenta la historia de un sordomudo que busca desesperadamente dinero para comprar en el mercado negro un riñón para su hermana enferma, tomando la decisión de participar en un secuestro que modificará la vida de todos los involucrados. Firma el guion original de la película el propio director, Park Chan-wook. Un argumento que se antoja excesivamente dramático y rebuscado, pero que le permite jugar con las emociones, creando toda una situación de violencia y venganza.


Dentro del tono dramático del conjunto del relato, los responsables de la película se permiten la licencia de introducir personajes y situaciones cómicas, llenas de un rocambolesco humor negro que descolocará a muchos. El director impone un ritmo narrativo pausado y sereno, casi letárgico, algo propio del cine oriental, desarrollando progresivamente una historia de venganza que alcanza un clímax final aplastante, al tiempo que sorprendente.

Las interpretaciones del reparto son discretas y el parecido que presentan, dos de las actrices, hace que el espectador occidental pueda llegar a confundirlas y complicar la comprensión de lo que cuenta. Lejos de ofrecer una historia de venganza al uso, sencilla y previsible, Park Chan-wook sorprende y deja claro que la satisfacción que ofrece una venganza puede tener un alto precio. El director juega con la cámara y ofrece puntos de vista revolucionarios, alejándose momentáneamente de la violencia explícita, ampliando el espacio para, posteriormente, dar paso a las consecuencias de lo que deja intuir.


Al término de su visionado, la película deja un extraño buen sabor de boca, tras un desarrollo irregular logra ofrecer una reflexión interesante acerca de la venganza y el dolor que conlleva.

Interesante, irregular y rebuscado trabajo de Park Chan-wook, que logra no dejar indiferente a nadie.

1 comentario :