16 ene. 2015


Invita a saltar en marcha

Película que parte de una premisa mínimamente interesante y atractiva, al situar a un grupo de personas en un tren lanzado a mucha velocidad, donde parece que un psicópata se ha metido a hacer de las suyas. Nada nuevo, ni verdaderamente original, donde únicamente destaca la presencia de Dougray Scott, del que se sabe poco desde su participación en Misión imposible 2. Aquí lleva el peso de la función pero el relato no da para mucho y no logra mantener la atención del espectador, debido a lo insostenible de la situación y a la carencia de interés que despiertan los personajes involucrados.

El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones. Poco o nada merece la pena destacar de esta opera prima de su director y guionista, Omid Nooshin.

Tiene un desarrollo torpe, aparatoso y muy ruidoso, con un desenlace verdaderamente lamentable, donde no se encuentra ningún tipo de respuesta a lo sucedido. Una película que como el propio tren, se mueve hacia delante sin progresar en intensidad y dramatismo, haciendo que den ganas de tirarse en marcha.



0 comentarios :

Publicar un comentario