8 ene. 2015

Mud (2012)


McConaughey se crece

Serio, pausado y sereno relato que deja muestras del proceso de maduración de unos jóvenes muchachos que ayudan a un extraño a ocultarse, aprendiendo lecciones de lo que es la amistad, el amor y la traición.

Relato sencillo que gira en torno a unos personajes que viven y sufren por amor, aprendiendo lecciones de vida importantes que el director y guionista sabe perfilar con acierto, gracias, en parte, al notable trabajo de los integrantes del reparto, destacando la labor de los niños protagonistas y la presencia enigmática de un más que acertado, Matthew McConaughey.


Parece que Matthew McConaughey, ha tomado las riendas de su carrera profesional con fuerza y decisión, seleccionando con inteligencia y buen ojo sus papeles, alejándose de esa imagen de chico guapo para volcarse en personajes de mayor dificultad interpretativa, habiendo participado en un mismo año en notables productos como Mud, el pequeño pero memorable papel interpretado en El lobo de Wall Street y por su notable participación en la serie True Detective, que ha sabido alternar con su escalofriante cambio físico, para encarnar el papel de su vida en Dallas Bullers Club, que le ha servido para ganar el Oscar a mejor intérprete.

En Mud el intérprete dota a su personaje de todo un aura de misterio e incógnitas, donde deja entrever el riesgo y oscuridad que suponer este personaje para las personas que le rodean, un personaje solitario, misterioso, atormentado por una mujer fatal que lo ha manejado siempre a su antojo, una femme fatale, encarnada por una bella e irreconocible, Reese Witherspoon.


Los jóvenes protagonistas cumplen con creces en sus respectivos papeles, ofreciendo una interpretación a la altura de los intérpretes que les rodean, encajando a la perfección con la labor de todo el equipo. Los personajes de los niños presentan una clara evolución y le permiten al director ofrecer su punto de vista alrededor de la relación de amor existente entre las personajes que les rodean e incluso, permiten al director ofrecer una lectura paralela entre el amor que siente Mud por una mujer y el que siente uno de los niños por otra chica. El director, Jeff Nichols, firma el guion y hace suya la historia, tomándose su tiempo para desarrollarla, haciendo que en algunos momentos el ritmo narrativo sea excesivamente parsimonioso pero, a través de los diferentes protagonistas del relato, logra ofrecer una visión clara de lo que sienten y padecen cada uno de ellos, plasmando las diferentes formas de amar.


Un relato de crecimiento, maduración y aceptación que, al llegar a su desenlace, se olvida del misterio suscitado por el personaje interpretado por McConaughey, terminando por surcar los mares de lo fácil y evidente.

1 comentario :

  1. A nosotros nos pareció una gran película, sobre todo por el magnífico trabajo de Mateo (McConaughey para los amigos). Realmente, como dices, está crecido y esperemos que no cambie ni se deje corromper demasiado.

    ResponderEliminar