16 feb. 2015


Le falta ingenio y verdadero humor

Tras el éxito de critica y publico cosechado por la comedia creada por Mel Brooks y Gene Wilder, con El jovencito Frankenstein. Los principales integrantes del reparto de aquella, vuelven a reunirse bajo la dirección de Gene Wilder, en otra parodia de uno de los grandes personajes literarios, Sherlock Holmes. 

En esta ocasión el argumento viene firmado por Gene Wilder, que también se hace cargo de la dirección, ofreciendo una comedia irregular, con situaciones cómicas intermitentes y cuya formula no llega a funcionar a la perfección. 

Se apoya en los intérpretes que participaron en El jovencito Frankenstein, mención especial para Marty Feldman, que es de los pocos que consigue robar una verdadera carcajada. 

Introduce números musicales, para entretenimiento del publico, pero llega a abusar de ellos e incluso a saturar el relato, sin llegar a alcanzar las cotas de humor ofrecidas en El jovencito Frankenstein.


Wilder intenta repetir la formula, cuenta con los mismos interpretes, hace gala de un humor ingenioso, pero no logra mantener la calidad del mismo a lo largo de todo el relato, haciendo que se llegue a hacer pesado, quedando lejos de la calidad cómica de otros de sus trabajos.

0 comentarios :

Publicar un comentario