20 feb. 2015


Mejor no buscarle lógica

Producción italiana escrita y dirigida por Lucio Fulci (Siete notas en negro), en la que ofrece una mezcla de diferentes vertientes del género de terror como el de las casas encantadas, los zombis e incluso lo apocalíptico, con un tratamiento Gore evidente.

La película gira en torno a los extraños sucesos que se producen durante el proceso de reparación de un antiguo hotel en el que sucedió algo demencial en el pasado, dando lugar a una catarata de accidentes mortales que despiertan la atención del espectador desde un comienzo.

El guion de la película, escrito por el propio director Lucio Fulci, sirve de excusa perfecta para hilar toda una serie de sucesos macabros con toques Gore, donde no hay espacio para la lógica. Fulci crea una atmósfera extraña y hostil, alimentada por numerosas secuencias plagadas de vísceras y sangre, planteadas y desarrolladas con irregular acierto. El director da rienda suelta a toda una galería de macabras y retorcidas muertes, donde juega con el misterio, pero termina por decantarse por el Gore.


El ritmo de la película llega a ser parsimonioso y únicamente logra mantener el interés del espectador a base de la sucesión de escenas macabras, las cuales se nutren en exceso del empleo de maquillaje. Un maquillaje convincente pero que, con el paso de los años, ha quedado desfasado e incluso mediocre. Todo lo que sucede a lo largo de la película se escapa de la lógica, y el responsable de la misma no es capaz de otorgarle cierta coherencia y sentido en su finalización. El director y guionista plantea diversas cuestiones mientras desarrolla la historia pero no llega a dar respuestas a todo lo que plantea. Se suceden numerosas y variadas muertes plagadas de sangre y vísceras que, incomprensiblemente, no dejan rastro ni levantan las sospechas e inquietudes de los dueños del hotel, un verdadero despropósito. Una incomprensible sucesión de muertes macabras que da paso a toda una catarata de sangre sin sentido que únicamente hace las delicias de los amantes de lo sórdido y lo siniestro.


El más allá se convierte, de esta manera, en un relato irregular y poco satisfactorio plagado de secuencias Gore que no logran llenar el vacío del relato. Como ya dijo Einstein, todo es relativo y a pesar de su corta duración se hace tremendamente larga e insoportable.

2 comentarios :

  1. Quizás envejeció mal tienes razón,los efectos quedaron algo desfasados.se puede ver pero tampoco es de mis favoritas.
    Buena crítica si señor.

    ResponderEliminar
  2. Mejor la de la casa al lado del cementerio, esta es, en efecto, aburrida aunque tiene sus cosas chulas

    ResponderEliminar