12 feb. 2015

Tierra de asesinatos (2011)

Tierra de mediocridad

Tierra de asesinatos es un claro ejemplo de producción tramposa que promete más de lo que realmente ofrece. Reúne un reparto de renombre interesante para desarrollar un relato criminal basado en escabrosos hechos reales sucedidos en los pantanos de Texas.

El conjunto del relato es un despropósito constante, se nutre de la aparición de los cadáveres de diversas jóvenes para despertar el interés del espectador, que cae en la trampa y se adentra en una sucesión de incongruencias y fallos arguméntales notables, donde no existe coherencia, ni conexión.

Los responsables de la película van dejando indicios demasiado descarados y evidentes de lo que ocurre, haciendo que el suspense que existe alrededor de los macabros crímenes se vaya diluyendo de forma acelerada a lo largo del desarrollo de la investigación. La forma en que presenta a los personajes principales y los vínculos existentes entre ellos, y el caso que les une, resulta aparatoso y mediocre, donde el montaje de la película se convierte en el verdadero culpable de que el relato criminal y la posterior investigación no llegue a cobrar sentido en ningún momento.

La película se nutre de un reparto de renombre, con intérpretes de la fama de Sam Worthington, Jessica Chastain y la joven promesa, Chloë Grace Moretz, donde la única que brilla con luz propia es Chastain, que demuestra su capacidad para imprimir intensidad a sus papeles. El resto de intérpretes se limitan a pasearse por el relato sin pena ni gloria, dejando en evidencia sus limitaciones interpretativas.

El desarrollo de la investigación se antoja aparatoso, confuso y, al mismo tiempo, presenta demasiadas pruebas y signos evidentes, de quiénes pueden ser los responsables de los crímenes. Un error fatídico, puesto que el interés por el desarrollo de la investigación cae estrepitosamente, hasta hundirse progresivamente en el fango de lo obvio y olvidable. El director logra ofrecer alguna secuencia puntual de tensión y suspense, al tiempo que logra crear una atmósfera opresiva e incómoda, pero no son aspectos que logren elevar la calidad de la película que se queda a la altura de cualquier producto televisivo.

En resumidas cuentas, Tierra de asesinatos termina por ser un relato criminal intermitente y fallido que desaprovecha por completo una historia y un reparto que, en otras manos, hubiera dado para algo mucho más interesante. No se comprende como un trabajo de estas características haya llegado a ver la luz cuando debería haber quedado enterrado en los pantanos de Texas. Totalmente prescindible.

0 comentarios :

Publicar un comentario