18 mar. 2015


Policías del futuro

Serie de corte futurista que sitúa la acción en el año 2045, donde la tecnología ha avanzado progresivamente creando una nueva forma de crímenes, presentado un futuro hostil y violento, donde un par de policías deberán hacer frente al crimen, siendo uno de ellos un androide con un comportamiento peculiar. 

La serie no deja de ser el habitual relato de compañeros de policía diferentes que se complementan, sólo que al estar ubicada en el futuro, presenta la novedad de que uno de los personajes odia a los robots por una mala experiencia del pasado y que el otro es un androide peculiar, que presenta extrañas reacciones emocionales.

Presenta un futuro tecnológico interesante y bien construido a partir de unos correctos y moderados efectos especiales que, alejados de la grandilocuencia, logran resultar convincentes, al igual que los adelantos tecnológicos que presenta. Resulta original y ofrece nuevas formas del crimen, apoyándose en el desarrollo de esas nuevas tecnologías, ofreciendo en cada episodio un crimen que resolver, donde la pareja de policías tendrá que unir fuerzas para sacar adelante el caso. Un caso que suele llevarse a cabo con las más adelantadas tecnologías y que se resuelve del mismo modo. Es decir, que todos los episodios tienen un esquema argumental muy similar, haciendo que gran parte del interés de lo que se presenta recaiga en la química de los dos personajes principales.

Los personajes principales interpretados por Karl Urban y Michael Ealy, son lo que mejor funciona de la serie en un mundo tecnológico, su relación personal de compañeros destaca, ofreciendo todo un dibujo de personajes interesantes que se complementan de una forma extraña, por así decirlo, son la extraña pareja del futuro, dejando espacio para el humor. A través de los diálogos y vivencias de los dos personajes, se plantean y desarrollan debates interesantes alrededor de la tecnología, la vida inteligente y las emociones de los sintéticos, llegando, incluso, a adquirir toques similares a lo ofrecido en Blade Runner, salvando las distancias por supuesto. La serie cuenta con unos efectos especiales convincentes y cada capítulo se sigue con facilidad, ya que, a pesar de ofrecer un esquema similar, logran ofrecer un toque original y distintivo de los demás, sin caer en la reiteración de los casos.


Se sigue con facilidad y ofrece un tratamiento desenfadado con ligeros toques de humor que la hacen amena y entretenida, no ha funcionado bien con las audiencias y después de la primera temporada, parece que ha sido cancelada, otra serie prometedora que se va al limbo del olvido. Es una pena que las productoras de televisión no le den más continuidad a algunas series, que dándoles más tiempo podrían llegar a funcionar.

0 comentarios :

Publicar un comentario