1 mar. 2015


Panzers del sueño

Irregular y reiterativa película bélica que presenta demasiadas similitudes con Doce del patíbulo, donde unos renegados del ejército alemán son reclutados para llevar a cabo una serie de misiones imposibles que deberán cumplir al mando de un tanque, para el ejército alemán. 

La forma en que presenta a los personajes no llega a funcionar, no hay nada que los diferencie, únicamente se aprecia que son tipos duros y que odian al propio ejército alemán y a la guerra que los tiene alejados de su hogar. En el reparto podemos encontrar dos personalidades de la talla de David Carradine y Oliver Reed, cuya presencia eleva la calidad, gracias, en parte, a su carisma y a la contundencia y fiereza de los personajes que interpretan.


El desarrollo del argumento es confuso e irregular, alternando conversaciones entre los soldados intentando presentar los vínculos y afectos existentes entre ellos, pero sin llegar a funcionar, lo que hace que, posteriormente, al espectador le resulte indiferente que puedan llegar a perder la vida en su misión. Los enfrentamientos bélicos con tanques son confusos y están mal coreografiados, haciendo que los combates puedan llegar a resultar ridículos, puesto que cuesta comprender que dos tanques vayan alegremente por el campo sin algún tipo de escolta o compañía armada. Le falta emoción y verdadera tensión, todos los hechos acontecen paulatinamente, haciendo que decaiga el interés por lo que sucede. Lo único que llega a resultar verdaderamente interesante, son los enfrentamientos dialécticos entre los superiores y el resto de los hombres que manejan el tanque, donde se palpa la situación incómoda y forzada que viven. La ambientación de la película es muy pobre, haciendo notorio la falta de presupuesto con la que se rodó la película, ya que, en su conjunto, tiene un aspecto visual muy poco cuidado. Las interpretaciones del reparto se ajustan a lo que ofrecen sus personajes, perfiles planos y carentes de interés.

La falta de un desarrollo más interesante en cuanto a la relación existente entre los personajes y la sencillez con la que resuelven misiones hace, que la película se siga entre bostezos, esperando que ocurra algo realmente apasionante.


Lo único que se salva en esta película de Los panzers de la muerte es su colosal y épico desenlace, donde gana en intensidad, emoción y acción, pero eso no hace que el conjunto de la misma llegue a merecer la pena. Un poco decepcionante.

0 comentarios :

Publicar un comentario