14 abr. 2015


Película regular basada en una buena novela

Primera adaptación cinematográfica de la archiconocida novela homónima de Agatha Christie, Diez negritos, dirigida por Rene Clair en 1945; presenta un relato de misterio ingenioso en el que un grupo de diez personas es invitado a pasar un fin de semana a una mansión ubicada en una remota isla, donde el anfitrión no hace acto de presencia y donde serán acusados individualmente de ser responsables de crímenes del pasado, dando paso una noche plagada de sospechas e incógnitas.



El director René Clair opta por dar a la película un tono desenfadado e, incluso, cómico, alejándose de la tensión palpable de las páginas de la novela, ofreciendo un relato de suspense ligero y fácil de seguir, que se nutre fundamentalmente de la idea original de la novela de Agatha Christie, donde radica el verdadero encanto. Capta la atención del espectador con un comienzo prometedor e intrigante en el que los invitados a la isla son acusados de haber cometido crímenes en el pasado y, posteriormente, comenzar a producirse misteriosas muertes que parecen estar extrañamente relacionadas con la letra de una canción. A partir de ese momento, las sospechas y desconfianzas entre los invitados irán en aumento, potenciando el interés del espectador por descubrir qué es lo que ocurre y quien es el responsable.



Las interpretaciones del reparto resultan un poco pobres e incluso exageradas en algunos casos, algo propio del cine de la época, dejando patente que todo lo que sustenta y mantiene el interés por la película radica en la fuerza de las bases de la novela. Es una pena que los responsables de la película no apostaran por un tono y tratamiento más serio de la novela, ya que se echan en falta momentos de tensión y suspense bien construidos, cayendo en una presentación de las muertes demasiado edulcorada y simplona, ya que no llega a apreciarse ni una sola muerte violenta y casi ningún cadáver -y eso que los hay- Otro punto negativo que se puede encontrar y que es algo habitual en las adaptaciones de grandes novelas, es que no llega a ser totalmente fiel a la misma, ofreciendo un desenlace ingenioso alejado del original y agradable para el espectador, que puede decepcionar a los fans de la novela.


A pesar de las licencias y libertades que se toman los responsables de la película a la hora de adaptar la novela de Agatha Christie, ésta se ve y se sigue con facilidad, manteniendo la esencia básica de la misma, con la que consiguen ofrecer un entretenimiento ingenioso de suspense, donde se sospecha de todos los personajes, manteniendo la incógnita hasta el final.


0 comentarios :

Publicar un comentario