29 abr. 2015

La angustia de vivir (1954)


Ocaso y redención de una estrella

La angustia de vivir presenta el drama de un veterano actor de teatro que atraviesa por una profunda crisis profesional, que tras la muerte de su hijo ha ido acrecentándose. A la que busca solución, ahogando sus penas en el alcohol. Su mujer y un director de escena intentarán ofrecer un espacio para la esperanza. 

La película presenta y desarrolla todo un drama alrededor del alcoholismo, el sentimiento de culpa y la caída en el olvido de las estrellas, apoyándose en las interpretaciones de un reparto estelar, donde destacan con luz propia, el trío protagonista sobre el que recae todo el peso de la historia, Bing Crosby, William Holden y Grace Kelly. 

Refleja el drama habitual de las grandes estrellas que alcanzada determinada edad, caen en el anonimato y se convierten en juguetes rotos, victimas de su propio éxito, ofreciendo un interesante y acertado desarrollo de los personajes, que gana fuerza gracias al excepcional trabajo del reparto. 

Bing Crosby lleva gran parte del peso del relato, con un personaje apesadumbrado y atormentado por la culpa, demostrando su capacidad para los musicales y el drama, con una interpretación digna de mención y de haber obtenido algún premio de la academia. Algo que si consiguió Grace Kelly, la futura princesa de Mónaco, ganando el Oscar por este papel, dejando a un lado su belleza y volcándose en hacer creíble un personaje hastiado de la vida, apagado y sin luz, que a lo largo del desarrollo del argumento, retomará todo su esplendor, fantástica. William Holden, completa el trío protagonista y se convierte en un apoyo fundamental para la pareja protagonista.


El relato presenta y desarrolla con claridad unos personajes atormentados y perseguidos por la desdicha, logrando ofrecer espacio para su notoria evolución y redención, destapando progresivamente y de una forma eficaz, los fantasmas de culpa que les han hecho llegar a esa situación tan precaria.


El director logra dosificar y ofrecer paulatinamente los acontecimientos que han ido empujando a los protagonistas a la oscuridad del dolor y el olvido, empleando pequeños flashbacks, con los que recoge la vida de ensueño que compartían los protagonistas y como todo se derrumbó.


El relato logra emocionar y sorprender al espectador, dejando espacio para el romance, la fidelidad, la inseguridad y la lucha compartida, con unos diálogos contundentes y llenos de energía, ofreciendo una pequeña visión de la trastienda del teatro, donde muchos sonríen por fuera, mientras su corazón navega por los ríos del alcohol y la pena.

0 comentarios :

Publicar un comentario