23 abr. 2015

La última cena (1996)


Indigesta

La última cena es de esas producciones que parte de una idea interesante, un grupo de personas se reúnen a cenar y comienzan a poner en práctica sus instintos criminales, haciendo una purga de los personajes que ellos consideran innecesarios en la sociedad. 

El punto de partida de la película resulta interesante y atractivo, despertando desde un comienzo el interés del espectador en ver cómo se van a ir desarrollando los acontecimientos. Por desgracia, los responsables de la película caen en un bucle innecesario de situaciones, perdiendo la esencia del relato.


La idea inicial ofrece numerosas posibilidades a la hora de desarrollarla, pero los responsables de la película, no saben sacarle el máximo partido, limitándose a explotar el humor negro sin llegar a ofrecer un trabajo redondo. Por la película se dejan ver rostros conocidos del cine actual, como Cameron Diaz y Ron Perlman haciendo sus pinitos en el mundo del cine, iIntérpretes que por aquel entonces ya mostraban sus cualidades, cada uno en las facetas que les han caracterizado. 

El relato tiene su encanto, pero llega un punto en el que se estanca en ofrecer las mismas situaciones e ideas, echando a perder las posibilidades ético y morales que ofrecían sobre el papel, llegando a resultar monótona e incluso densa, haciendo que su duración resulte pesada. Los intentos de mantener el interés suscitado inicialmente, son inútiles. La relación de los personajes y su desarrollo es pobre e insulso, no cuaja, haciendo que el interés vaya decayendo progresivamente.


Es notoria la falta de presupuesto, ya que gran parte de la película transcurre en los mismos escenarios y da la sensación de ser una obra de teatro pobre. No consigue resultar magnética y el atractivo se diluye como el papel higiénico en el agua. 

Como curiosidad funciona, pero como una película de larga duración no convence, la idea no da para algo más allá de un episodio de Más allá del límite. Lo mejor de la película el tono sarcástico de gran parte del relato acompañando a un constante humor negro, fácil de disfrutar.

0 comentarios :

Publicar un comentario