26 abr. 2015


Perverso juego de parejas

Perversa pieza teatral llevada al cine, en la que dos parejas pasan el tiempo con un juego perverso, donde salen a relucir los problemas e inquietudes que azotan los cimientos del matrimonio, con unos diálogos hirientes, apoyados en un reparto de renombre en estado de gracia.

El argumento de la película presenta a dos matrimonios opuestos, uno que prodiga su eterno amor, mientras que el otro, con el paso de los años y de la convivencia, ha dado paso a un eterno odio, pero una cordial e inocente cena entre vecinos da paso a un extraño juego psicológico, donde saldrán a la luz las debilidades de cada uno de los personajes por separado y llegará a poner en cuestión la solidez de sus matrimonios. Ofrece situaciones rebuscadas y, por momentos, forzadas, encontrando la excusa del comportamiento de sus personajes en el alcohol, para presentar los temores e inseguridades de cada uno de ellos, logrando sacar a la luz su auténtico yo.


Todo el peso de la película recae en la batalla psicológica que se desarrolla durante la cena, ahondando en los sentimientos, miedos e inquietudes de cada uno de los personajes, dando paso a un descalabro emocional. Gran parte del atractivo de la película se encuentra en las soberbias interpretaciones que ofrece todo el reparto, con estrellas de la magnitud de Elizabeth Taylor, Richard Burton, Sandy Dennis, George Segal, los cuatro están sensacionales en sus respectivos papeles, destacando las figuras femeninas, ambas ganadoras del Óscar por su brillante aportación. Es una pena que Richard Burton no lo lograra, puesto que su labor es encomiable y digna de mención.

Richard Burton y Elizabeth Taylor, ofrecen un toque morboso al relato, puesto que, en la vida real fueron pareja, una pareja cegada por la pasión y el amor, que llegaron a odiarse con la misma intensidad con la que se amaron, un irónico paralelismo con lo que ocurre con los personajes que interpretan. Las escenas que comparten resultan magnéticas por la energía que desprenden sus interpretaciones llenas de sarcasmo e ironía. Los diálogos y situaciones que recoge el relato están llenos de intensidad y matices, ofreciendo un retrato nítido y claro de cada uno de los personajes y de la situación conyugal por la que pasan sus respectivos matrimonios. La pareja formal e ideal icono del matrimonio ejemplar del sueño americano, participa en el extravagante juego destructivo de la otra pareja, dando paso a un efecto dominó, que hará tambalear los pilares de su unión.


Aplastante radiografía de la vida en pareja que recoge las frustraciones y limitaciones sufridas por un bien común, que alcanza un sorprendente desenlace que da sentido a todo lo ofrecido a lo largo de la película. Totalmente recomendable.

0 comentarios :

Publicar un comentario