23 abr. 2015


Toca las teclas del misterio con acierto

El reputado y conocido director, Lucio Fulci, todo un referente del cine italiano y del Giallo, dirige un relato de misterio y suspense cuyo guion firma él mismo, ofreciendo un relato lleno de incógnitas y misterios que se resolverán paulatinamente.

Interesante y absorbente relato de suspense que capta el interés del espectador desde un principio, al presentar una serie de visiones que conducen a una mujer a descubrir un cadáver escondido bajo los muros de la casa de su marido. Un misterio que intentará resolver, con la ayuda de un psiquiatra, el significado de las visiones que le atormentan y la identidad del cadáver encontrado.


Le película presenta signos inequívocos de una baja calidad en diversos apartados técnicos, con un tratamiento descuidado de la imagen y los efectos especiales, pero que se salva de la quema gracias al interesante relato de suspense que presenta con el que atrapa al espectador. Fulci se aleja de los excesos del Gore y se limita a ofrecer un relato de suspense, apoyado en las extrañas visiones que atormentan a la protagonista y que sirven de pistas, tanto para la investigación, como para el seguimiento del espectador, que sigue con atención cualquier prueba que pueda a ayudar a resolver el misterio.


En el apartado interpretativo no hay nada reseñable, los integrantes del reparto cumplen con sus papeles con solvencia y discreción, sin lograr aportar unas interpretaciones memorables. El director juega con los elementos que ofrece el argumento, y las visiones se convierten en pieza clave del misterio, jugando con imágenes ambiguas y confusas que irán encajando, progresivamente, dando sentido a todo lo que ocurre sin dejar ningún cabo suelto. Crea una atmósfera inquietante y opresiva, jugando con tonalidades oscuras y una banda sonora envolvente que potencia el misterio, el suspense y la tensión.

El argumento cuenta con un desarrollo pausado y sólido, ofreciendo falsas pistas, giros de guion confusos, sorprendentes y manipuladores, que cumplen con su propósito de despistar a los protagonistas y al propio espectador, manteniendo la incógnita hasta el último segundo de la película. La sucesión de visiones se convierten en las piezas de un puzle complejo y absorbente, por momentos confuso y tramposo, que alcanza un desenlace que cierra a la perfección la trama.


Fulci deja muestras de su talento para generar terror y suspense, jugando con los elementos habituales del género, ofreciendo un relato magnético y enigmático, lleno de interés, cerrando el círculo de enigmas y misterios con las Siete notas en negro a las que hace referencia el título.

0 comentarios :

Publicar un comentario