15 jun. 2015


Todo en casa

Primera temporada de una serie de terror psicológico compuesta por doce episodios, donde se juega y combinan los tópicos del terror para darles una vuelta de tuerca y ofrecer un confuso e inquietante relato ubicado en una casa donde han ocurrido multitud de crímenes a lo largo de los años. 

Presenta las extrañas vivencias paranormales que vive una familia que acaba de trasladarse a una nueva casa en la que en el pasado se han producido diversos crímenes. Esta premisa argumental permite a los creadores de la serie jugar con los tópicos habituales del cine de terror, con la temática de las casas encantadas, ofreciendo un relato morboso e inquietante.


En un principio, la serie se antoja confusa e inconexa, pero los responsables de la misma van dejando en cada episodio pruebas e indicios de lo ocurrido en la casa en el pasado, presentando las piezas de un puzle que va cobrando forma a medida que avanza la trama. La confusión inicial despierta el interés y la atención del espectador que, hipnotizado, por lo que ofrece la serie sigue con total atención el desarrollo de cada episodio, donde siempre se encuentran incentivos para seguir los sucesos que se presentan. 

Se aprecian claras influencias de relatos del cine de terror de casas encantadas, El resplandor, Los otros, La profecía, Rosemary Baby, The haunting y un largo etcétera. Los creadores de la serie otorgan al relato un toque morboso, sexual y siniestro, logrando ofrecer situaciones y secuencias verdaderamente interesantes e inquietantes.


La serie cuenta con un reparto interesante y acertado, en el que destaca la labor de una veterana del cine como Jessica Lange, que sigue teniendo una belleza enigmática, brillando con luz propia en su extraño y misterioso papel. Los creadores de la serie hacen uso de un montaje tramposo, con el que logran ofrecer siempre novedades y presentar nuevos personajes que irán cobrando mayor relevancia a medida que avanza la trama, que aportan sorpresas y complejidad al conjunto del relato.


El desarrollo del argumento resulta magnético y adictivo, gracias a la creación y aparición de nuevos personajes y revelaciones que hacen que no decaiga el interés en ningún momento. Mezcla el mundo de los vivos con el de los muertos y ofrece un ejercicio de suspense inteligente en el que cuesta diferenciar realidad, sueños, vida y muerte. Quizás peque de intentar exprimir demasiado la fórmula de mezclar el mundo de los vivos y de los muertos, prolongando en exceso un relato que no da para más de doce episodios, haciendo que pierda fuerza con un desenlace decepcionante. Mención especial para la escena de familia que disfruta de las navidades en casa encantada o el innecesario final excesivamente próximo al de La profecía.


En resumidas cuentas, American Horror Story ofrece un extraño y magnético juego de tópicos del cine de terror que engancha y funciona hasta alcanzar un desenlace decepcionante, pero que hará pasar un buen rato a los amantes del suspense y el terror.

0 comentarios :

Publicar un comentario