7 jun. 2015


Vuelo irregular


Ambicioso y poderoso proyecto dirigido por Martin Scorsese (Al límite), alrededor de la vida y obra de uno de los grandes magnates del Hollywood clásico y del mundo de la aviación, Howard Hughes
Scorsese, firma la densa y polémica biografía de uno de los personajes más rocambolescos, Howard Hughes, trasladando su vida y obra de una forma irregular e inconexa, donde toca tres puntos fundamentales característicos del personaje: su pasión por la aviación, su ambición a la hora de afrontar grandes proyectos y su lado más extraño y paranoico, rozando la caricatura del personaje. 
El director americano se disfraza del propio Hughes  y toma los mandos de un ambicioso e interminable proyecto que recuerda a Los ángeles del infierno del anterior, viajando por las obras y momentos más importantes de la vida del polifacético  Howard Hughes.
Scorsese se rodea de un reparto estelar y de primera línea, encabezado por su habitual actor fetiche, Leonardo Dicaprio, en la piel del magnate, acompañado por numerosas estrellas encargadas de dar vida a antiguas estrellas del cine de Hollywood, como Cate Blanchett (Premonición), Kate Beckinsale (La tabla de Flandes), Ian Holm (Alien, El señor de los anillos), Alec BaldwinWillem Dafoe (Spiderman, El paciente Inglés), Jude Law (Existenz), Alan Alda (Misterioso asesinato en Manhattan) y John C. Reilly (Boggie Nights), entre otros. Todos los intépretes están a la altura de la calidad de la película, destacando la labor de Blanchett, ganadora del Oscar como actriz secundaria. 
El dibujo cómico que hace de alguno de los personajes ayuda a sobrellevar la densidad del relato, pero puede resultar ofensivo para los seguidores de grandes estrellas de la talla de Katherine Hepburn y Spencer Tracy. El argumento recoge de forma inconexa, las vivencias del joven magnate, sus coqueteos con las altas esferas del séptimo arte, sus pasiones y obsesiones, junto con sus paranoias, ofreciendo un relato irregular e inconexo que peca de ambicioso y de falta de fondo sólido. Todo lo que cuenta está plagado de interés y resulta atractivo, pero, de alguna forma, Scorsese olvida una parte importante a la hora de contar historias. Hace gala de la calidad de las grandes producciones del Hollywood dorado, con un apartado técnico espectacular y muy cuidado donde la fotografía, el estilo visual y la banda sonora brillan con luz propia, recogiendo la magia exultante de la época, plagada de excesos y espectacularidad. Se adentra en el oscuro mundo plagado de ambición y paranoia que pudo adueñarse del protagonista y va desarrollando sus problemas, progresivamente, para dar paso a su lucha por el desarrollo de la tecnología de la aviación. El resultado es una obra muy cuidada, pero carente de solidez. Todo el brillo y la espectacularidad de la que hace gala se queda en maquillaje fácil para una vida y obra mucho más compleja e interesante. 
Scorsese es un aviador con experiencia a la hora de llevar al cine grandes personajes, pero se estrella pilotando el gran avión de Howard Hughes. Mucho peso y densidad para unas bases poco sólidas. 



Vuelo irregula

0 comentarios :

Publicar un comentario