28 jul. 2015


Mucho bombo y platillo

El gran hotel Budapest es de esas películas que enamoran o despiertan el odio del público. Alabada por la crítica y elevada a la categoría de obra maestra, lo cierto es que personalmente ha sido decepcionante en muchos aspectos. Cabe la posibilidad que tanto bombo y platillo hayan tenido el efecto contrario al esperado, pero lo cierto es que me ha decepcionado, me esperaba mucho más a tenor del reparto y las buenas críticas cosechadas. 


La película goza de un reparto internacional envidiable, con numerosos secundarios estelares, como F. Murray Abraham, Edward NortonJeff GoldblumJude LawWillem DafoeAdrien BrodyTilda SwintonHarvey Keitel, con Ralph Fiennes a la cabeza, explotando su lado cómico, pero dejando la sensación de ser un reparto notable desaprovechado con un relato banal y prescindible. Lo cierto es que solo poniendo los nombres de los intérpretes ya cansa, promete mucho, quizás demasiado para ser cierto, quedándose en agua de borrajas.

El tratamiento de la imagen está muy cuidado, junto a la fotografía, y la película tiene un estilo visual propio que se convierte en un elemento más para favorecer y potenciar el toque de comedia. Los intérpretes, todo el elenco es consciente del tono jocoso del argumento y se dedican a reírse de sí mismos, jugando a encarnar toda una galería de personajes estrafalarios, maquillándose y disfrazándose de todas las maneras imaginables para confundir y despertar la atención del espectador. Las líneas de dialogo están llenas de sarcasmo e ironía, entretienen, pero no llegan a ser fantásticas y, a medida que avanza el relato, se nota cierta falta de ideas y desidia por parte de los responsables de la película, sin llegar a hacer algo redondo y sublime. 


En términos generales, todo está muy cuidado, pero le falta algo, le falta verdad en lo que ofrece, todo es demasiado artificioso y olvida dar realidad al extraño mundo que presenta. Personalmente me ha decepcionado, esperaba mucho más. Cuando lo más destacado es la banda sonora, mal vamos.


0 comentarios :

Publicar un comentario