10 jul. 2015

Firewall (2006)


Discreta

Correcto y discreto relato de suspense, tensión y acción, preparado y concebido para el lucimiento de su estrella principal, Harrison Ford (Hollywood: departamento de homicidios, Lo que la verdad esconde), ansioso de éxitos de taquilla tras haber perdido el gancho de antaño en recientes producciones.

El argumento de la película está muy trillado, coloca a un hombre de negocios en el foco de los intereses de un grupo de ladrones peligrosos que pondrán en riesgo su vida y la de toda su familia, bajo numerosas presiones para conseguir sus objetivos. 

La película tiene un ritmo dinámico y, dentro de que no ofrece nada nuevo, logra despertar el interés desde un comienzo, aumentando progresivamente el interés por el desarrollo de los acontecimientos, haciendo al espectador participe de todas las presiones y movimientos a los que debe hacer frente el protagonista. Logra combinar con inteligencia el suspense con la tensión, ofreciendo un juego interesante donde cada silencio y movimiento repercuten, introduciendo espacios para un seguimiento de la acción nítido y fácil de seguir. 

La selección del reparto se ajusta a lo que ofrece el argumento y cada intérprete cumple con el perfil que se le ha encomendado; la estrella principal, Harrison Ford, demuestra que sigue explotando el carisma del que siempre ha hecho gala y que sabe aportar intensidad y credibilidad a su personaje. Puede que el paso de los años no haga creíble su participación en diversas escenas, pero sabe afrontar los retos físicos, con solvencia.


Sin resultar una obra maestra, Firewall logra cumplir con sus pretensiones, ofreciendo un relato de suspense, interesante y magnético, que capta la atención del espectador desde un comienzo y logra desarrollar una trama llena de energía e intensidad con la que mantener al espectador totalmente pegado a su butaca. Las escenas de acción no llegan a tener la espectacularidad esperada, pero sí resultan creíbles y convincentes, aportando un toque de realismo indiscutible, en el que entran en juego las tecnologías y los astutos movimientos de los protagonistas, ofreciendo diversos giros argumentales, un tanto forzados, pero que funcionan en su propósito, el de entretener. 



Las soluciones que se encuentran a algunas de las situaciones que se han ido presentando a lo largo de la trama pueden resultar inverosímiles, haciendo que el argumento no llegue a ser redondo por completo. Mención especial merece la escena del seguimiento del perro de la familia protagonista que, sin explicarla, resulta difícil de creer.

En resumidas cuentas, Firewall funciona como vehículo ideal para el lucimiento de su estrella principal que, por aquella época, estaba dejando de contar con el respaldo del público, haciendo que quedara relegado a un segundo plano de la elite cinematográfica. La película, sin ser gran cosa, cumple con sus objetivos y resulta moderadamente aceptable. Para pasar el rato, poco más.

0 comentarios :

Publicar un comentario