2 jul. 2015


Mucho revuelto

Comedia barata, floja y previsible, con el tradicional toque de humor del cine americano creado para lo que ellos creen que resulta cómico y divertido. 

La película es una sucesión de situaciones forzadas y previsibles que suenan al espectador por la utilización de situaciones empleadas en numerosas comedias románticas que introducen el tema familia rota de por medio, creando una historia de descubrimiento y entendimiento de dos familias destinadas a entender.

Dentro de la mala calidad de las interpretaciones de todo el reparto, incluyendo a sus dos intérpretes protagonistas, cabe destacar que, en apariencia, se lo pasaron bien realizando la película, puesto que trasmiten un buen rollo sano y agradable, pero, por desgracia, se trata de que el público lo pase bien y en eso ésta no llega a ser redonda, resultando monótona y sin chispa. Puede que funcione como entretenimiento para aquellos espectadores que no tengan muchas pretensiones y quieran pasar un rato perdido contemplando una serie de situaciones absurdas y forzadas, donde ni siquiera la gracia habitual de los niños funciona. Cae en el humor barato y chabacano de poca monta que logra despertar esa sonrisa de simpatía, pero que realmente no llega a una autentica carcajada, haciendo que llegue a hacerse excesivamente larga. 

Los diálogos, situaciones y desenlaces están más vistos que el tebeo, cayendo en la reiteración de ideas, como me está ocurriendo a mí personalmente a la hora de hacer la crítica de la película, como si sus creadores estuvieran faltos de ideas, sólo les ha faltado introducir en la película las tradicionales risas de lata.


Juntos y revueltos, es el título de la película, siendo realmente un título acertado y apropiado, puesto que es un producto que reúne diversas escenas y situaciones de guion vistas en otras producciones de estas características, quedando juntos y revueltos, de una forma torpe y poco satisfactoria. Mención especial merece el grupo musical que aparece y desaparece a su antojo a lo largo de la película, tiene gracia una vez o dos, pero no más.


En resumidas cuentas, Juntos y revueltos es un producto de entretenimiento barato y sin grandes pretensiones, dedicado a un público que tiene el mismo tipo de pretensiones, la de pasar una tarde perdiendo el tiempo sin muchos quebraderos de cabeza para pasar el rato y poco más. Totalmente prescindible.

0 comentarios :

Publicar un comentario