8 jul. 2015


La verdad

Interesante relato judicial de claro corte televisivo que ofrece un sólido argumento, donde una joven abogada con problemas de bebida intenta reconducir su vida haciéndose cargo de un caso en apariencia sencillo y que le supondrá numerosos retos personales.



El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones.



Tiene un tratamiento aparatoso de los hechos, mezclando temas judiciales con temas familiares con pinceladas muy superficiales y simplistas de lo que les ocurre a los personajes, sin llegar a resultar convincentes en algunos aspectos. En el reparto podemos encontrar al veterano Nick Nolte (Tres fugitivos, Límite 48 horas, Warrior, Hulk, The ridiculous 6, La sombra de la noche, Traición sin límites, Gangster squad), en un papel secundario fácil de interpretar y lleno de carisma, acompañando a la abogada encarnada por una correcta, Kate Beckinsale (El aviador, Desafío total, La tabla de Flandes, Underworld: El despertar, Habitación sin salida), que intenta alejarse de la imagen de belleza florero e intenta ofrecer una interpretación convincente, sin conseguirlo por completo. La intérprete, como cara bonita, no tiene precio, pero en los momentos que se requiere aportar cierta profundidad a su personaje, falla y no convence. El resto del reparto cumple con solvencia, destacando la labor de la protagonista del caso judicial, Anna Anissimova (La verdad oculta), que ofrece un notorio cambio de actitud, llegado el momento. Cabe mencionar la aportación de otro veterano como James Cromwell (Babe, el cerdito valiente;, American Horror Story: Asylum, Space Cowboys, The Artist, The queen, Soldados de fortuna, L.A. Condifential), que sigue aportando cosas interesantes.



Las pruebas e investigaciones que va realizando y encontrando la abogada, van potenciando el interés del espectador en los sucesos, logrando mantener la atención del espectador gracias a los numerosos incentivos que se va encontrando a lo largo del relato. En algunos momentos, los problemas personales de la protagonista llegan a molestar, al estar presentados de forma torpe, pero logran ofrecer un paralelismo entre su vida y la de la acusada, ayudando a comprender su interés y dedicación con el caso. En su afán por aportar giros arguméntales, los responsables de la película caen en el error de abusar de éstos y terminar por ofrecer un desenlace sorprendente, al tiempo que previsible, puesto que desde que se resuelve el primer juicio de forma tan precipitada enseguida despierta las sospechas del espectador más agudo.



En resumidas cuentas, Los límites de la verdad, ofrece un entretenimiento interesante y acertado, apoyándose en un relato judicial en el que se ponen en duda la justicia y todo lo que le rodea.



0 comentarios :

Publicar un comentario