6 jul. 2015


Enfrentamiento de clásicos 

Western previsible, con ciertos guiños a Solo ante el peligro, apoyándose en un argumento simple y efectista que cuenta con dos grandes veteranos del cine de Hollywood como Henry Fonda (El destino también juega,  Falso culpable, Ocho mujeres y un crimen) y James Stewart (El invisible Harvey, Yo creo en ti, La soga) compartiendo cartel como máximos atractivos. 

El argumento peca de excesivamente sencillo y poco original, presentando a un grupo de forajidos que llegan a un pueblo, de paso, custodiado y vigilado por un sheriff que tiene, entre otras funciones, ser granjero. La aparición de un grupo de delincuentes, alteran la paz y armonía del lugar, generando un ambiente extraño e incómodo para los habitantes de la localidad, algo que pasa inadvertido para el apacible sheriff hasta un determinado momento en el que deberá plantar cara.


Sin ser una obra maestra reúne en su reparto a dos grandes figuras como James Stewart y Henry Fonda, este último repitiendo en un papel de malo, encarnando a un personaje oscuro que ofrece numerosas lecturas y matices. 

El duelo interpretativo entre los dos es palpable y su presencia en una misma escena hace que la visualización de la película merezca la pena. Se aprecia ya el paso de los años en los dos intérpretes veteranos, pero su carisma sirve para llenar el relato y ofrecer momentos de puro cine. El desarrollo y transcurso de los acontecimientos sigue el esquema de este tipo de producciones, donde la presentación y desarrollo de los personajes peca de ser excesivamente simplista y donde únicamente el personaje interpretado por Henry Fonda ofrece posibilidades.


El ambiente enrarecido y la situación tensa que supone la presencia de los delincuentes en el poblado se hace más palpable progresivamente, haciendo que el propio espectador presagie lo peor hasta alcanzar el desenlace esperado y necesario con la eterna lucha entre el bien y el mal. Un desenlace enérgico en el que lucen por completo, Stewart y Fonda, en el tradicional enfrentamiento a pistola armada entre el protagonista y los forajidos, en un final no exento de emoción y tensión, bien construidos, con alguna que otra sorpresa. 

Un western recomendable para los fans del género y para los que quieran disfrutar de dos grandes estrellas como James Stewart y Henry Fonda, compartiendo cartel; un pequeño clásico.

0 comentarios :

Publicar un comentario