28 ago. 2015


Turturro aprendiz de Allen

Interesante y llamativo trabajo del interprete John Turturro que cuenta con la colaboración especial de Woody Allen (Magia a la luz de la luna, El dormilón)en un trabajo que podría venir firmado por el propio director, en la que seguimos las peripecias de un florista metido a Gigoló y con Woody Allen como manager.
Sobre el papel y teniendo en cuenta la premisa inicial, la película promete más diversión de la que ofrece, quedándose en un producto ligero y curioso que no termina de ser redondo, dejando la sensación de no aprovechar todas las posibilidades. Cuenta con diversas secundarias importantes, Sharon Stone (Diabólicas, Bendición mortal) y Sofía Vergara (Machete kills), pero lo más destacable es la labor de Allen, como intérprete, en lo que parece un claro favor del director a John Turturro para dar mayor relevancia a un producto que, sin su presencia, no llamaría la atención.


Ofrece momentos de diversión y se adentra en la cultura de los judíos y sus tradiciones, pero no logra resultar un trabajo redondo, quedando en algo anecdótico y pasajero que sirve para pasar el rato si no se tiene nada mejor que hacer. Es una pena, puesto que en otras manos y potenciando más el humor, hubiera dado para mucho más. Un trabajo ligero y prescindible que se queda a medio camino de conseguir su propósito. Destaca la banda sonora y la labor de Woody Allen, del que se aprecia cierta influencia en el trabajo final de Turturro, algo que no confesará ninguno de los dos, pero que se siente en algunos momentos.


No ofrece toda la diversión gamberra y desternillante esperada y tampoco logra desarrollar con acierto el romance ni el drama, quedándose en un trabajo anecdótico y prescindible.

0 comentarios :

Publicar un comentario