17 sept. 2015


Bullying 


Pobre y ligero relato de terror que peca de simplista, al presentar el relato de Abby McWilliams (Lori Loughlin) y su hermano Loren (Shannon Presby), siendo todavía unos adolescentes, se quedan huérfanos cuando sus padres mueren en un accidente.

Producción endeble y de claro corte televisivo que cuenta con la dirección de un habitual de las producciones de serie B, Sean S. Cunningham (Profundidad 6, Viernes 13, La casa del terror), desarrollando una trama sencilla y eficaz, con la que tratar el Bullying. 




Se decide entonces que los jóvenes se vayan a Glenby, Florida, a vivir con su tío Charlie y su tía Fay, que poseen una pequeña gasolinera y un modesto parque de atracciones. En el instituto los hermanos no tiene problemas para hacer amigos, pero los problemas comienzan cuando el matón de la escuela, Eddie Dutra (James Spader), se encapricha de la bella Abby.

Argumentalmente la película es excesivamente lineal y simple, donde todo queda claro desde un principio. Típico caso de abuso y persecución adolescente que en la actualidad recibe el nombre de Bullying, llevado al extremo. Donde un grupo de adolescentes se empeña en hacer la vida imposible a los protagonistas. 


El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento poco cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones.

Dentro de lo simple y previsible que resulta el esquema argumental, logra captar y mantener la atención del espectador, gracias en parte a la peculiar batalla que se desarrolla entre los adolescentes. Con amenazas y diversas trastadas que van en aumento en cuanto a peligrosidad y consideración delictiva. 
Las interpretaciones del reparto, junto a su calidad técnica son muy limitadas y no hay nada verdaderamente destacable. Lo mejor radica en la simplicidad del relato y que éste logra funcionar, aunque no es memorable. 

0 comentarios :

Publicar un comentario