20 oct. 2015

Blow (2001)


Droga edulcorada


Interesante y atractiva recreación de las aventuras, fuera de la ley, de un joven perdedor que encuentra en el mundo de la droga una forma de vida y un negocio con el que amasar una fortuna.
Blow, basada en hechos reales, cuenta la historia de George Jung, un hombre de familia humilde que consiguió hacerse multimillonario gracias a su propia versión del sueño americano. Durante su estancia en la cárcel se adentra en el mundo del narcotráfico en Colombia y, a través de un ingenioso sistema de importación, llega a comerciar la mayor parte de la cocaína que entra en Estados Unidos durante los años 70.
Dirigida por Ted Demme y protagonizada por Jonhy Deep, apoyándose en los hechos reales y en un argumento firmado por el hijo de John Cassavetes, reconstruye, desde el humor, los pasos que fue dando el protagonista para alzarse como emperador de un extraño y peligroso imperio de droga e ilegalidad.

La historia que cuenta resulta atractiva e interesante, pero la forma en que se presenta y se desarrolla se antoja excesivamente edulcorada, como si fuera fácil construir un mundo ilegal de la nada. En ese aspecto todo parece demasiado sencillo y el humor empleado para desarrollar la trama, ayuda a que el espectador se olvide del oscuro y sórdido mundo que se le está presentando, perdiendo, a su vez, cierta credibilidad.
Las interpretaciones son correctas, pero la labor de Johny Deep no es satisfactoria, ya que sigue empeñado en dar su toque gracioso con sus gestos y movimientos, algo que no encaja bien. Todo se desarrolla de una forma precipitada, con celeridad y no llega a ahondar en la profundidad de los personajes ni en el verdadero drama que se esconde detrás de la historia. Parece que estar en la cárcel y dedicarse al tráfico de drogas es muy fácil, como si no hubiera riesgos. Los responsables de la película no saben otorgarle a la historia el tratamiento serio que se merece, quedándose en un relato de crecimiento y hundimiento personal muy ligero que queda en la superficie de muchas cosas. Interesante, sí pero satisfactoria, no.
Blow se limita a hacer honor a su título y dentro de todas las posibilidades que ofrecía la historia real se desinfla y se queda en un Blow irrelevante que podría haber dado para mucho más.


0 comentarios :

Publicar un comentario