28 oct. 2015

Sunshine (2007)


Versátil

Interesante trabajo del siempre correcto Danny Boyle, en una nueva demostración de su versatilidad a la hora de atreverse con todo tipo de temáticas y situaciones, ubicando la acción, en este caso, en toda una aventura espacial.
En un plazo de cinco años el Sol se apagará, y con él se extinguirá la raza humana. La última esperanza de los hombres es el Ícarus II, una nave espacial tripulada por seis hombres y dos mujeres, cuya misión consiste en llevar una gigantesca carga explosiva que insuflaría nueva vida a la estrella y le permitiría volver a brillar, salvándose así la población de la Tierra. El problema es que la nave Ícarus ya había llevado a cabo la misma misión siete años antes y había fracasado.

La premisa resulta atractiva e interesante y su desarrollo, acompañado por las mejores tecnologías logra ser creíble y acertado, manteniendo la atención del espectador en todo momento ante la dificultad que supone la misión espacial.
Pronto dan comienzo los problemas y las situaciones de tensión entre los miembros de la misión, dando paso a toda una serie de incidentes que deberán resolver en pleno espacio. Cada movimiento y operación se llevan a cabo en la profundidad del espacio, con todos los peligros que supone. El director logra crear una atmósfera incomoda y tensa, manejando los miembros de la tripulación para potenciar el suspense y la tensión en la nave espacial, dando pie a un gran número de situaciones de peligro.
Se apoya en unos convincentes efectos especiales que permiten dar credibilidad a lo que se muestra en pantalla, haciendo que el propio espectador sienta los peligros del espacio y llegue a agobiarse tanto que le haga contener la respiración. Los responsables del argumento logran introducir variantes, de tal forma, que el relato no resulte monótono y ofrezca constantes retos y dificultades que pongan a prueba a la tripulación.

Boyle, introduce un peligro nuevo, se olvida de monstruos del espacio y deja que el propio ser humano se convierta en su propio enemigo. Logra mantener la tensión y el suspense, gracias a la selección de un reparto de renombre que cumple con su cometido.
Puede que no aguante bien un segundo visionado, pero no decepciona y logra cumplir su objetivo. Danny Boyle sale triunfador en un nuevo terreno.

0 comentarios :

Publicar un comentario