5 nov. 2015


Sacrilegio

 Nos encontramos ante un claro ejemplo del empeño de las productoras cinematográficas por explotar un producto hasta dejarlo destrozado e inservible. El éxito de crítica y público cosechado por la última película de Brandon Lee ha dado para diversas secuelas, a cada cual peor. Ésta que nos ocupa es un auténtico despropósito y todo un sacrilegio que echa a perder la esencia de toda la saga.  
 Producción de claro corte televisivo que exprime las bases de la historia de El cuervo, ofreciendo un trabajo bochornoso y lamentable, donde nada ni nadie se salva.  
 La película sigue los esquemas argumentales típicos de este tipo de relatos de venganza con toques fantásticos, cayendo en el más absoluto ridículo y llegando a resultar un trabajo ofensivo para el espectador.  Un trabajo tan sumamente lamentable y mediocre que puede herir a los seguidores de la saga.   
En el reparto podemos encontrar a un desmejorado, Edward Furlong, posiblemente como un cuestionable reclamo comercial y a algún que otro rostro conocido, como Dennis Hopper y Danny Trejo. Resulta inquietante como estos intérpretes han podido recalar en semejante producto.  Las interpretaciones de todo el reparto llegan a caer en el ridículo absoluto, no llegan a convencer en ningún momento, llegando a ser auténticas caricaturas. Como he dicho anteriormente, poco o nadie se salva, incluyendo a Edward Furlong, que parece un Zombi durante gran parte del desarrollo de la historia, ofreciendo una interpretación sosa y sin alma. Otro de los intérpretes a destacar por su fatal labor es el gran enemigo del cuervo, el clásico guaperas que va de “guay”, llegando a ofrecer una lastimosa y deprimente interpretación. No sé cómo pudo llegar a superar el casting.  

 El hilo argumental de la trama no se presenta con claridad y los responsables de la película, tratando de ofrecer algo novedoso en el relato, cometen el error de echar a perder la esencia de la saga, dando paso a un relato satánico carente de lógica. Un peculiar y lamentable enfrentamiento entre El cuervo y el propio Lucifer. No sé en qué demonios estarían pensando los guionistas.  Lo mejor de esta película es cuando los responsables de la misma, se dejan de rituales satánicos y se limitan a centrarse en el esquema habitual de la primera entrega, algo que por desgracia no ocurre.  
 Después de esta lamentable y bochornosa secuela, El cuervo dejó de volar por unos años. Ahora parece que los grandes ejecutivos de Hollywood quieren hacer un remake de la película protagonizada por Brandon Lee, veremos qué son capaces de hacer. Con suerte nada parecido a El cuervo 4.   


0 comentarios :

Publicar un comentario