23 nov. 2015

La isla mínima (2014)


Se queda en mínima

Interesante producción española dirigida por Alberto Rodríguez, creador de notables éxitos españoles como 7 vírgenes y grupo 7, logrando trasladar a la pantalla una historia propia firmando su propio guion, con un argumento interesante y atractivo capaz de mantener el interés del espectador.
Presenta la investigación conducida por dos compañeros de policía opuestos, en la España de los 80, que deben hacer frente a un complicado caso de la desaparición de dos jóvenes muchachas.

En el aspecto visual, se aprecia la labor de todo el equipo técnico, bajo la dirección de Alberto Rodríguez que demuestra que quiere hacer buen cine y que sabe cómo hacerlo. Las bases del argumento son sencillas y atractivas al mismo tiempo para, posteriormente, desarrollar una investigación magnética que mantiene la atención del espectador mientras se van mostrando los pensamientos y personalidades de los dos policías. El director sabe trasladar a la pantalla las bases del argumento, cuida cada detalle, ofreciendo un producto nacional de buena calidad en todos los aspectos técnicos, destacando la fotografía de toda la película, digna de premio.
El elenco de intérpretes seleccionado cumple con creces, ofreciendo unas interpretaciones convincentes en las que los personajes quedan perfectamente dibujados y logran llenar la pantalla. Gran labor de los dos protagonistas, encarnados por Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez, inconmensurables en sus respectivos papeles.
Alberto Rodríguez, firma una trama de misterio que se nutre de los thrillers americanos, sabiendo darle el toque nacional necesario, para evitar caer en el ridículo. La trama de la investigación se sigue con atención, gracias, en parte, a que en todo momento van surgiendo nuevos indicios y sospechas. La película es casi redonda, pero no lo consigue por completo ya que alcanza una resolución precipitada y demasiado simplista que echa al traste todo lo conseguido hasta ese momento.


Para ser una producción española, con un elenco íntegro español, es digno de aplauso la calidad que ostenta en todos sus apartados, pero. inevitablemente, no puede eludir las comparaciones con el cine americano. De esta manera, aunque se trate de un buen thriller, no deja de recordar, en exceso, a muchas producciones americanas que, en el otro lado del charco, no alcanzan tanto renombre.



0 comentarios :

Publicar un comentario