21 nov. 2015

Rituales satánicos

Interesante y atractiva producción de la Hammer, con Terence Fisher a los mandos de la dirección de un relato, que combina con fluidez el terror con el misterio, centrándose en el mundo de las sectas y los rituales satánicos.  
Posee un ritmo dinámico y fluido que capta desde el primer momento la atención del espectador, presentando los indicios de lo que parece ser un ritual satánico, llevada a cabo por un grupo de personas que idolatran el mal.  


Terence Fisher vuelve a colaborar con un habitual de su cine, como Christopher Lee, en un inesperado papel protagonista que le permite al actor ofrecer una interpretación novedosa al encarnar al “bueno” de la película. La película presenta un estilo visual elegante y cuidado, donde la presencia de Cristopher Lee, le da cierto nivel al conjunto del relato, donde se desarrolla una historia interesante alrededor del tradicional combate entre el bien y el mal.  
Los responsables de la película apuestan por una puesta en escena cuidada y elegante, apoyándose en unos efectos artesanales discretos que pueden estar desfasados, pero que poseen el encanto especial de los clásicos de la Hammer. Mención especial merece la secuencia en la que aparece un ente diabólico encarnado por un sonriente individuo negro que llega a resultar verdaderamente cómico en nuestros días.  


A pesar de algunos problemas técnicos de la producción, Fisher consigue construir una atmósfera incómoda y sugerente con la que potenciar el terror y el misterio, donde las secuencias protagonizadas por los rituales satánicos logran incomodar e inquietar al espectador.  
 De esta manera, La novia del diablo, se convierte en un pequeño clásico de terror lleno de encanto que resulta satisfactorio para los amantes del misterio y las fuerzas del demonio.  

0 comentarios :

Publicar un comentario