27 nov. 2015

Marty (1955)


Una delicia

Sencilla, delicada y entrañable comedia romántica que presenta dos personajes que no han encontrado el amor a lo largo de su vida. Se cruzan, se conocen y tímidamente descubren algo maravilloso, mas allá de lo que opine el resto del mundo.

Desde la sencillez, presenta una historia magnética y preciosista, donde dos tímidos desconocidos, dan un paso adelante, para dejarse llevar y descubrir un amor sencillo y autentico, capaz de superar las habladurías y cuestiones de los habitantes del pueblo en el que habitan. 



La película  logra sacar el lado dulce de uno de esos actores brutos y encasillados en el perfil de tipo duro, Ernest Borgnine, una entrañable y memorable interpretación que le sirvió para ganar el Oscar de ese año.

El personaje interpretado por Borgnine, conquista al espectador por su carisma y ese lado entrañable que posee, convirtiéndose en el máximo apoyo de un relato sencillo y exquisito. En la sencillez encontramos el buen gusto y el encanto.

Magnifico debut en la dirección de Delbert Mann, que con su cámara consigue captar la esencia de una historia de amor entrañable, donde Ernest Borgnine y Betsy Blair, configuran una extraña pareja que llega al espectador.


Marty, se convierte en una autentica delicia para todos aquellos que busquen buenas historias de amistad y amor. 


0 comentarios :

Publicar un comentario