26 dic. 2015

Calma total (Dead Calm) (1989)


Hace aguas

Un joven matrimonio decide hacer un viaje en su pequeño yate de vela para intentar olvidar la muerte de su hijo en un accidente. La travesía se ve interrumpida cuando divisan un bote ocupado por un asustado joven que  les explica que es el único superviviente de una intoxicación alimentaría que ha acabado con toda la tripulación de un barco.

Interesante producción australiana dirigida por Phillip Noyce, en un relato que promete suspense y numerosos momentos de tensión, pero que no termina por resultar completamente satisfactorio.


El director no consigue ofrecer un ritmo satisfactorio, cayendo en la reiteración de ideas y situaciones, dejando claro y subrayando que la pareja protagonista no pasa por uno de sus mejores momentos. La premisa del argumento promete más de lo que luego consigue ofrecer la película.

En su reparto podemos encontrar a una joven y espectacular Nicole Kidman y a un correcto Sam Neil, encarnando a la pareja protagonista que cae en las redes de un particular enfermo, encarnado por Billy Zane. Todo el argumento de la película pasa por las interpretaciones y presencia de estos interpretes, provocando cierta claustrofobia en el espectador.


Posee diferentes puntos de interés, pero los responsables de la película no consiguen sacar el máximo partido a un producto que hace aguas por todas partes, hundiéndose en el abismo de lo previsible y prescindible. 

0 comentarios :

Publicar un comentario