23 dic. 2015


Insulso y previsible

Producto de claro corte televisivo que desarrolla una insulsa historia de terror y suspense, donde una mujer comienza a tener y sufrir aparatosas visiones, después de que su novio le regale un precioso anillo.
La película cuenta con una venida a menos, Anne Heche, encarnando a la protagonista de esta peculiar pesadilla, ofreciendo lo que me atrevo a catalogar, como una lamentable interpretación. No me extraña que hayan dejado de contar con ella para producciones de cierta calidad. Le secunda en un pequeño papel, Eva Longoria, en un claro reclamo comercial que no sirve para elevar la calidad del conjunto.

La trama no ofrece grandes retos para la mente del espectador y todo tiene un aire espantoso a copia barata de producciones anteriores, cayendo en la repetición de ideas, eliminando cualquier factor sorpresa. Las secuencias de terror no llegan a ser memorables y dejan mucho que desear, perdiendo la atención del espectador con un empleo torpe de la cámara.
Los responsables de la película no son capaces de generar una ambientación que resulte convincente, haciendo que la trama de terror se vea ostensiblemente perjudicada, echando a perder el posible atractivo del relato.

Las indagaciones y esmeros por descubrir la verdad por parte de la protagonista, tienen un desarrollo que peca de simplista, lo que provoca una disminución del interés del espectador por lo que se le presenta.
El fantasma de Nueva Orleáns, es un producto destinado a la parrilla de televisión de sábado por la tarde. Si se tratase de un barco, podríamos decir que hace aguas por todas partes y que está abocado a hundirse en las profundidades de lo prescindible.



0 comentarios :

Publicar un comentario