11 dic. 2015


Forest Whitaker es el rey

El punto fuerte de esta historia, basada en hechos reales que recrea las vivencias de un joven doctor que llegó a tomar contacto con el presidente de Uganda, radica en las interpretaciones de los dos protagonistas, un sublime Forest Whitaker y su compañero de reparto, James McAvoy, ofreciendo una interacción que funciona a la perfección.   
El desarrollo de la historia presenta un ritmo irregular, donde intenta ofrecer una visión de las tradiciones del territorio y el desorden que existe en la zona, donde todo se encuentra bajo el mandato de un hombre, en apariencia afable, tras el que esconde todo un estado dictatorial de terror.  


Algunos de los personajes y situaciones presentados, inicialmente, se desvanecen sin llegar a quedar desarrollados ni concluidos, perdiéndose en un metraje denso y excesivamente alargado que, a la postre, no queda bien construido. El argumento gana interés en el momento que se vuelca en la relación que surge entre el médico y el mandatario, presentando las inseguridades del mandatario, al tiempo que va dejando ver paulatinamente el lado oscuro que se esconde tras una apariencia calmada y amable.  
El trabajo de Forest Whitaker es apabullante, llevando gran parte del peso del relato, siendo capaz de ofrecer en una misma escena, el rostro de la decepción, la comprensión, el rencor y la frialdad de un ejecutor impasible, cegado por el poder, algo verdaderamente sensacional. El desarrollo del argumento no resulta atractivo, abusando en exceso de los bailes y festejos de la zona, mostrando la facilidad con la que se mantienen relaciones sexuales en el país africano, pero sin llegar a ofrecer un relato compacto.  


No llega a ofrecer una visión convincente de la dramática situación que vive un país sometido por otros países o por gobiernos totalitarios que únicamente buscan explotar el terreno, sin velar por el bienestar de sus habitantes. De alguna forma, los responsables de la película se pasean por la superficie del problema, sin llegar a profundizar por completo.  
Buena crítica y mirada al mundo de los gobiernos totalitarios, donde el abuso de poder, la manipulación y la violencia son los que conducen a las naciones a su autodestrucción. La película no llega a ser emocional y presenta un tratamiento frío y distante con la realidad, pero es innegable que resulta interesante.  





0 comentarios :

Publicar un comentario