19 dic. 2015

Sweet home (2015)


Hogar, no tan dulce hogar

Me ha vuelto a pasar, he vuelto a caer en la trampa de una producción española de terror que prometía mucho sobre el papel y que, finalmente, ha quedado en nada. La trama es sencilla y ofrece numerosas posibilidades: Una pareja decide pasar una noche romántica en un piso de un edificio semiabandonado, al que se cuelan, porque ella trabaja como asesora de inmuebles para el Ayuntamiento y tiene las llaves. Durante la velada descubren que unos encapuchados han asesinado al único inquilino que quedaba en el edificio, y ellos se convierten en su nuevo objetivo.

Todo lo que ocurre se antoja previsible y los responsables de la película cuidan los detalles de la ambientación y de la atmósfera con buenas tonalidades oscuras, pero olvidan lo importante, el argumento y las interpretaciones. El argumento peca de sencillo y previsible, por desgracia no logran generar terror a partir de un relato sólido y todo se limita a imitar las producciones americanas de terror barato.

Los primeros minutos de la película sirven para poner en situación al espectador, pero lo cierto es que podrían haber sido eliminados perfectamente. Todo parece una burda imitación de las producciones americanas sin sentido, aparecen y desaparecen los personajes que están atormentando a la pareja protagonista de una forma chapucera y carente de lógica.

Los responsables de la película intentan introducir las secuencias de terror y suspense habituales, pero no logran crear el efecto esperado, llegando a hacer que la película se haga pesada. Lo único que logra despertar al espectador del monótono relato, son los gritos, o más bien berridos, que suelta la protagonista, que podrían despertar a la Bella durmiente sin necesidad de príncipe.

En resumidas cuentas, y para no prolongar en exceso esta crítica, simplemente decir, que mejor salir de casa y ocupar el tiempo en cualquier cosa que no sea visionar Sweet home. Una total pérdida de tiempo que no aporta nada nuevo al género. En líneas generales, muy pobre. Lo mejor, que dura poco.

0 comentarios :

Publicar un comentario